Unas cuantas palabras a mis amigos[1]

No tengo la pretensión de ser un escritor brillante: sólo creo que soy un escritor sincero.

Pongo en mis escritos mi corazón y lo poco que he podido digerir de mis lecturas hechas en los pequeños ratos de reposo de que puedo disfrutar en esta azarosa vida que llevo.

He escogido un buen número de esos escritos míos que han sido publicados en diferentes épocas en varios periódicos y con ellos voy a imprimir un libro. Mas como no tengo dinero para hacer la impresión, solicito por medio de estas líneas la ayuda de mis amigos y del público en general para llevarla a cabo.

Solicito la ayuda anticipada, porque absolutamente carezco de dinero. Lo poco que tenía en México se lo robaron los esbirros al cogerse mis imprentas. A mayor abundamiento, la vida de presidio y de persecución constante que he llevado, no ha sido la más a propósito para poder reunir dinero.

Cuando reúna 500 solicitudes acompañadas del importe del valor del libro, lo imprimiré.

El precio del ejemplar será de $1.00 moneda americana, o sean $2.00 moneda mexicana, franco de porte.

Por anticipado envío mis agradecimientos a todos aquellos que me envíen desde luego el importe del libro.

Eso es todo.

Ricardo Flores Magón

Regeneración, núm. 5, octubre 1°, 1910.



[1] Esta misma nota, que promovía la publicación de un volumen antológico, fue reproducida a lo largo del mes de octubre de 1910 en las columnas de Regeneración. Véase “Unas cuantas palabras a mis amigos”, núm. 6, 8 de octubre, 1910; núm. 7, 15 de octubre, 1910; núm. 8, 22 de octubre, 1910. Con ligeras variantes formales, pero con idéntica intención, la nota “A mis amigos”, núm. 9, 29 de octubre, 1910, anunció un aumento en el importe de los pedidos (a $1.50, moneda americana y a $3.00 moneda mexicana). Esta última versión se publicó también en el núm. 11, 12 de noviembre, 1910. Todo indica que el libro no fue publicado.