Fi

Diccionario Biográfico


  A   B   C   D   E   F   G   H   I   J   K   L   M   N   Ñ   O   P   Q   R   S   T   U   V   W   X   Y   Z

Fi

Ficache, Melquiades
Ciudadano de Huimanguillo, Tabasco. Colaboró con la guerrilla de Ignacio Gutiérrez en 1910-1911, en la que alcanzó el grado de Capitán. Participó en el combate de Aldama al lado de C. D. Padua. Padua, 1936:93.
Ficache, Pedro
Participó en la guerrilla de Ignacio Gutiérrez en 1910-1911. Murió en abril de 1911 durante el ataque a Cárdenas, Tabasco. Así fue…: 1589.
Ficarotta, Carlo
Tampa, Florida (1911).
Italiano. Obrero del tabaco. Ligado al grupo de Pedro Esteve.
Ficarotta, P.
Tampa, Florida (1911-1912).
Italiano. Obrero. Como otros trabajadores de distintas fábricas de cigarros de Tampa, ligados al español Pedro Esteve, decidió “enviarnos semanariamente tanto como pueda […] para comprar un sólido y excelente rifle para los compañeros que andan en la guerra” La guerra a que se refería el texto de Regeneración era la Revolución Mexicana.  Reg. 1911, 36, 2.
Ficarrota
West Tampa, Florida (1912 – 1913).
Fierro, A.
Lordsburg, Nuevo México (1912).
Fierro, Amelia O. de
Tumco, California (1911).
En marzo de 1911 firmó una protesta por la intervención norteamericana en México.
Fifield, H.
En abril de 1913 se adhirió a una protesta dirigida al presidente Taft firmada por más de 300 ciudadanos estadounidenses, que exigía la libertad de Ricardo y Enrique Flores Magón, Librado Rivera y Anselmo L. Figueroa, presos en el penal de McNeil, acusados de violación de la ley de neutralidad.
Figueroa, Anselmo L.
(1870-1915)
Oriundo de Yuma, Arizona. Según Ethel Duffy Turner, Figueroa estaba influenciado por los textos de Thomas Paine. Sus padres poseían un pequeño rancho y proporcionaron a su hijo la educación que le permitió ser candidato al Congreso de su Estado por el Partido Demócrata. El candidato ganador consiguió que Anselmo fuera encarcelado en la Penitenciaria Federal de Arizona. A principios de 1900, Figueroa había enviudado y se mudó a Los Ángeles con cuatro pequeños hijos. En esta ciudad se convirtió en el líder de la rama hispanohablante del Partido Socialista, que encabezaban A. J. Halston y Joe Harriman, quién sería abogado de los magonistas por recomendación del propio Figueroa. En 1907, Figueroa participó en el equipo que defendió legalmente a los hermanos Magón, Antonio I. Villareal y Librado Rivera. En 1910 se integró al PLM y aparecía como editor de la cuarta época de Regeneración, desde su aparición en septiembre de 1910 hasta junio de 1915, fecha de su muerte. En abril de 1911 Figueroa se integró como segundo vocal a la JOPLM. Suscribió con Ricardo y Enrique Flores Magón el Manifiesto del 23 de septiembre de 1911, que definía la postura del magonismo frente a la Revolución Mexicana y se deslindaba del maderismo triunfante. Figueroa fue arrestado junto a Ricardo y Enrique Flores Magón en las oficinas de Regeneración el 14 de junio de 1911, acusado de violar las leyes de neutralidad por su participación en la organización de la insurrección revolucionaria de la Baja California. Permaneció en la cárcel hasta septiembre de ese año, cuando salió bajo fianza. En 1912 fue enjuiciado, declarado culpable y recluido en la Isla McNeil, en el estado de Washington, de donde salió en enero de 1914 con la salud muy deteriorada por el régimen de trabajos forzados al cual fue sometido. Todavía pudo firmar el contrato por la renta un solar en la calle Sonoma en Los Ángeles, para producción de hortalizas, probablemente teniendo ya en mente el proyecto que cristalizaría en la comuna de Edendale. Debido a su estado de salud, el médico le recomendó trasladarse al clima más cálido de Palomas, Arizona, donde falleció el 14 de junio de ese mismo año a los 45 años de edad. A propósito de su fallecimiento, Ricardo Flores Magón escribió: “Anselmo pagó con su vida, con su valiosa e importante vida, su devoción a la causa de los oprimidos, de los pobres […] La causa de la libertad humana ha perdido uno de sus mejores campeones. Modesto, desinteresado, abnegado, valiente, talentoso, orador elocuente, polemista admirable, no sabe el proletariado la pérdida que ha sufrido con la desaparición de este hombre bondadoso, de este luchador insuperable, todo corazón, todo cerebro.” Reg. 206, 10, 2.
Figueroa, Elizabeth
Los Ángeles, California (1911).
Protestó por la detención de Ricardo, Enrique Flores Magón, Librado Rivera y Anselmo L. Figueroa el 14 de junio de 1911, durante el allanamiento de las oficinas de PLM en Los Ángeles.
Figueroa, Isabel
Los Ángeles, California (1911).
Obrera. Participó en el grupo de mujeres que agrupaba a Lucía Norman, María Brousse, Rosa González, Encarnación Santibáñez, Josefa Collins, Catalina Ramírez, Piedad Figueroa, Mercedes Figueroa, Guadalupe Arellano, Margarita Zambrano Garza, Ildefonsa Pérez, Herlinda H. Cereceres, Micaela Argüello, Paz Rendón, Manuela Sarvide, Margarita Medina, Julia Ontiveros de García, Rosa Méndez, Epifanía González, Concepción Urdapilleta de Hernández, María del Toro, Julia P. Neyra, Amalia Rodríguez, Piedad Figueroa, Catalina Rodríguez, Felicitas Andonaegui, Brígida Salazar de Tapia y Matilde García. Este grupo protestó en julio de 1911 por la aprehensión de los hermanos Flores Magón, Anselmo L. Figueroa y Librado Rivera. En su protesta el grupo afirmaba: “Somos mujeres proletarias que vivimos de nuestro trabajo explotado por la maldita burguesía. Somos mujeres mexicanas que vemos en el Programa del Partido Liberal Mexicano la redención de los esclavos de México. Somos mujeres mexicanas que hemos comprendido que la mujer debe luchar al lado del hombre para romper para siempre la cadena del Capital, que a hombres y a mujeres hace desgraciados. Somos mujeres; pero estamos listas a cualquier sacrificio. Somos mujeres; pero tenemos más valor que los hombres que en estos momentos de prueba para nuestros hermanos de la Junta, esconden el cuerpo y se ocultan cuando debieran mostrarse desafiadores y altaneros reclamando, o mejor, exigiendo, la inmediata libertad de los compañeros Ricardo y Enrique Flores Magón, Librado Rivera y Anselmo L. Figueroa.” Reg. 1911, 44, 3.
Figueroa, Mercedes
Los Ángeles, California (1911 -1915).
Hija de Anselmo L. Figueroa. Firmante, con otras mujeres como Josefa Collins, Rosa González, Lucía Norma, María Brousse, Epifania González, Guadalupe Arellano, Margarita Zambrano Garza, Idelfonsa Pérez, Herlinda H. Cereceres, Micaela Argüello, Paz Rendón y Manuela Sarvide, del texto “¡Valiente justicia!”, que denunciaba la represión al grupo anarquista cubano editor de Tierra de La Habana. Mercedes Figueroa fue una de las mujeres que participó en la movilización realizada ante sala de la Corte de Los Ángeles el 22 de junio de 1912, cuando Ricardo, Enrique Flores Magón, Librado Rivera y Anselmo L. Figueroa fueron sentenciados a una pena de prisión de un año once meses en la Isla McNeill. Tras dictarse la sentencia hubo un enfrentamiento entre la policía y una multitud de entre dos y tres mil personas que acudió a solidarizarse con los encarcelados. Algunas mujeres, como Mercedes y Piedad Figueroa, Lucía Norman, Anastasia Talavera y Valentina Espinosa se interpusieron entre la policía y la gente para impedir la agresión, “y lucharon bizarramente, denodadamente, cuerpo a cuerpo hasta caer aplastadas bajo los golpes de centenares de brazos robustos de los señores ‘defensores de los débiles: los policías.” Tras la trifulca, Mercedes Figueroa fue arrestada, junto con su madre Celevera Figueroa, su hermana María y Valentina Espinosa, Lucille Guidero (hija adoptiva de Ricardo Flores Magón) Peter Castenera, Jack Clark, Geo Dickenson, Antonio O. Sarabia, A. Téllez, Julius Ege, Juan Rincón, Luis Scurr, E. Sánchez, A. Cenores y Francisco Valdez, a quienes se acusó de intentar rescatar por la fuerza a los acusados. Mercedes Figueroa participó muy activamente en la defensa de los dirigentes de la JOPLM , presos de Isla McNeill. Reg. 1912, 96,1.
Figueroa, Piedad
Los Ángeles, California (1911 -1915).
¿Pariente de Anselmo L. Figueroa? Tras la detención, en junio de 1911, de Ricardo, Enrique Flores Magón, Librado Rivera y Anselmo L. Figueroa, un grupo de mujeres cercanas a los dirigentes de la JOPLM (entre quienes se encontraban María Brousse y Lucía Norman, respectivamente compañera e hija adoptiva de Ricardo) integraron un grupo para participar en la defensa de sus compañeros y signaron un texto publicado en Regeneración donde afirmaban: “Somos mujeres proletarias que vivimos de nuestro trabajo explotado por la maldita burguesía. Somos mujeres mexicanas que vemos en el Programa del Partido Liberal Mexicano la redención de los esclavos de México. Somos mujeres mexicanas que hemos comprendido que la mujer debe luchar al lado del hombre para romper para siempre la cadena del Capital, que a hombres y a mujeres hace desgraciados. Somos mujeres; pero estamos listas a cualquier sacrificio. Somos mujeres; pero tenemos más valor que los hombres que en estos momentos de prueba para nuestros hermanos de la Junta, esconden el cuerpo y se ocultan cuando debieran mostrarse desafiadores y altaneros reclamando, o mejor, exigiendo, la inmediata libertad de los compañeros Ricardo y Enrique Flores Magón, Librado Rivera y Anselmo L. Figueroa. En estos momentos solemnes en que los hombres se esconden, en que los hombres olvidan a los que se sacrifican por toda una raza, levantamos nuestra voz indignada contra el atentado salvaje del gobierno y la cobardía de los miserables que, ayer alentaron a nuestros hermanos a que se sacrificasen, y hoy que están en los calabozos del presidio no salen a su defensa, ya enviando dinero para que paguen abogados o al menos para que REGENERACIÓN, nuestro querido periódico, no muera. ¡Cobardes: haced de “tripas corazón” y mostraos altaneros una vez en vuestra vida! ¿No os da vergüenza que las mujeres os demos el ejemplo?¿Qué hacéis, miserables esclavos, que no levantáis la voz para confundir con vuestras protestas a los verdugos del pueblo? Vuestra indiferencia en estos momentos es criminal. Si no lo hacéis así, ¡malditos seáis!” El manifiesto lo firmaban: Rosa González, Margarita Medina, Julia Ontiveros de García, Encarnación Santibáñez, Epifanía González, Rosa Méndez, Lucía Norman, María Brousse, Concepción Urdapilleta de Hernández, María del Toro, Julia P. Neyra, Amalia Rodríguez, Catalina Rodríguez, Estefanía Montero, Catalina Ramírez, Piedad Figueroa, Felicitas Andonaegui, Brígida Salazar de Tapia, Isabel Figueroa y Matilde García.”. Al parecer a este grupo de mujeres se sumaron otras como Josefa Collins, Rosa Guadalupe Arellano, Margarita Zambrano Garza, Idelfonsa Pérez, Herlinda H. Cereceres, Micaela Argüello, Paz Rendón y Manuela Sarvide, quienes firmaron, con algunas de las primeras otras protestas, como “¡Valiente justicia!”, que denunció la represión al grupo anarquista cubano que publicaba la revista Tierra de La Habana. Piedad Figueroa fue una de las mujeres que participó en la movilización realizada ante sala de la Corte de Los Ángeles el 22 de junio de 1912, cuando Ricardo, Enrique Flores Magón, Librado Rivera y Anselmo L. Figueroa fueron sentenciados a una pena de un año once meses. Tras dictarse la sentencia hubo un enfrentamiento entre la policía y una multitud de entre dos y tres mil personas que acudió a solidarizarse con los encarcelados. Algunas mujeres, como Mercedes y Piedad Figueroa, Lucía Norman, Anastasia Talavera y Valentina Espinosa, se interpusieron entre la policía y la gente para impedir la agresión, “y lucharon bizarramente, denodadamente, cuerpo a cuerpo hasta caer aplastadas bajo los golpes de centenares de brazos robustos de los señores ‘defensores de los débiles: los policías’.” Reg. 1911, 44, 3; Reg. 1912, 96,1.
Filocco, G.
Tampa, Florida (1911).
Italiano. Obrero del tabaco. Ligado al grupo de Pedro Esteve.
Fino, Apolonio
Lordsburg, Nuevo México (1911 – 1913).
Miembro del Grupo Regeneración Los Indomables, de Lordsburg, formado en diciembre de 1913.
Fisher, Geo B.
En abril de 1913 se adhirió a una protesta dirigida al presidente Taft firmada por más de 300 ciudadanos estadounidenses, que exigía la libertad de Ricardo y Enrique Flores Magón, Librado Rivera y Anselmo L. Figueroa, presos en el penal de McNeil, acusados de violación de la ley de neutralidad.
Fiske, Berta E.
En abril de 1913 se adhirió a una protesta dirigida al presidente Taft firmada por más de 300 ciudadanos estadounidenses, que exigía la libertad de Ricardo y Enrique Flores Magón, Librado Rivera y Anselmo L. Figueroa, presos en el penal de McNeil, acusados de violación de la ley de neutralidad.

  F-Fa   Fe   Fi   Fl   Fo   Fr   Fu