No

Diccionario Biográfico


  A   B   C   D   E   F   G   H   I   J   K   L   M   N   Ñ   O   P   Q   R   S   T   U   V   W   X   Y   Z

No

Noel, P. D.
Los Ángeles, California (1907).
Empleado bancario, esposo de la sindicalista Frances Noel. El matrimonio fue cercano a John K. y Ethel Turner. Desde 1907 participó con un grupo de socialistas norteamericanos que simpatizan con el magonismo, entre quienes estaban además de los esposos Turner y Noel, John Murray, James Roche, Job Harriman y Ethel Dolson. El 1916, P. D. Noel cooperó con la campaña para reunir fondos para la defensa de los magonistas presos, colaboró con el Workers’ International Defense League y publicó el llamamiento “Shall Free Thought be Trottled?” que apareció en la English Section de Regeneración (Reg. 4ª, 232, 4). Suscribió el Manifiesto “A los IWW” donde se pedía a los trabajadores de esta organización que no secundaran la postura la Rama Latina de la Local 602, que acusaba a los magonistas de ser enemigos de los wobblies (Reg. 4ª, 238, 1). También colaboró en este año en el Caplan Fund.
Noriega, A.
Douglas, Arizona (1912). Minero (?). (Reg. 4ª, 121, 3).
Norman Guidero, Lucía o Lucille Norman
Los Ángeles, California (1911 -1918).
Hija de María Brousse Talavera y de Martin Norman, quien murió ejecutado, según afirmaba ella misma, al iniciarse la Revolución Mexicana. Al unirse su madre con Ricardo Flores Magón, éste la adoptó como su hija. En 1911 Lucía participó con un texto publicado en Regeneración en el que proponía “Acción directa” como arma del movimiento obrero (Reg. 4ª, 50, 4). Defendió activamente a su padre adoptivo durante los juicios de 1912 y 1918. Participó en el grupo de mujeres que agrupa a María Brousse, Epifanía González, Rosa González, Encarnación Santibáñez, Josefa Collins, Catalina Ramírez, Piedad Figueroa, Mercedes Figueroa, Guadalupe Arellano, Margarita Zambrano Garza, Ildefonsa Pérez, Herlinda H. Cereceres, Micaela Arguello, Paz Rendón, Manuela Sarvide, Margarita Medina, Julia Ontiveros de García, Rosa Méndez, Concepción Urdapilleta de Hernández, María del Toro, Julia P. Neyra, Amalia Rodríguez, Catalina Ramírez, Piedad Figueroa, Felicitas Andonaegui, Brígida Salazar de Tapia, Isabel Figueroa y Matilde García. Este grupo protestó en julio de 1911 por la aprensión de los hermanos Flores Magón, Anselmo L. Figueroa y Librado Rivera. En su protesta el grupo afirmaba: “Somos mujeres proletarias que vivimos de nuestro trabajo explotado por la maldita burguesía. Somos mujeres mexicanas que vemos en el Programa del Partido Liberal Mexicano la redención de los esclavos de México. Somos mujeres mexicanas que hemos comprendido que la mujer debe luchar al lado del hombre para romper para siempre la cadena del Capital, que a hombres y a mujeres hace desgraciados. Somos mujeres; pero estamos listas a cualquier sacrificio. Somos mujeres; pero tenemos más valor que los hombres que en estos momentos de prueba para nuestros hermanos de la Junta, esconden el cuerpo y se ocultan cuando debieran mostrarse desafiadores y altaneros reclamando, ó mejor, exigiendo, la inmediata libertad de los compañeros Ricardo y Enrique Flores Magón, Librado Rivera y Anselmo L. Figueroa.” (Reg. 4ª, 44, 3). En septiembre del mismo año el grupo de mujeres protestó por la represión que sufrían los anarquistas cubanos Chacón, Vieytes y Saavedra, así como el periódico ¡Tierra!, por parte de los gobiernos de España y Cuba. En junio de 1916, durante una de las sesiones de juicio a Ricardo, Lucía Norman abofeteó Peter Martin (Pedro Martínez), espía-agente del gobierno mexicano y testigo del fiscal. Lucía destacó como participante en las protestas y motines que se desarrollaron tras la sentencia de un año cuatro meses de prisión en el penal de McNeill dictada contra los dirigentes del PLM. En 1916 Regeneración publicó algunos textos de carácter doctrinario de Lucía, como “Todos somos iguales” en donde la hija adoptiva de Ricardo Flores Magón escribía: “Abramos los ojos. La Naturaleza nos ha hecho a todos iguales, tanto a los opresores como a los oprimidos. Sentimos y tenemos cerebro como los criminales que nos oprimen con los nombres de jueces, gobernantes, policías, burgueses y embaucadores, y así como ellos nos asesinan, tenemos el derecho de arrancarles la cabeza” (Reg. 4ª, 224, 2). Ese mismo año, cuando Ricardo Flores Magón y Enrique Flores Magón volvieron a ser arrestados, acusados de violación a las leyes de neutralidad, se negó el permiso a Ricardo para que su hija adoptiva lo visitara en prisión. En los primeros días de junio, el fiscal Walton intentó infructuosamente que Lucía declarara contra su padre y fue interrogada frente al jurado. En 1916, fungía como secretaria de la Workers International Defense League de Los Ángeles, presidida por Edgcumb Pinchon. En 1917 Lucía estuvo en el centro de los conflictos interpersonales que se desataron en la comuna o colonia anarquista de Silver Lake: Enrique Flores Magón, su esposa Teresa y otros integrantes del grupo exigían a Ricardo Flores Magón que la echara por su conducta disipada. Para entonces ella tenía un hijo, Carlos, y sostenía una relación amorosa con Raúl Palma. Los conflictos terminaron con la separación, en 1918, de Enrique Flores Magón, su esposa Teresa, Trinidad García, Ralph García y José Flores del grupo editor de Regeneración. Se quedan Ricardo, Librado Rivera, María Brousse, Raúl Palma y Lucía Norman. Lucía contrajo matrimonio con Raúl Palma y sufrió una severa crisis nerviosa cuando, en 1918, Palma fue acusado de asesinato y arrestado en Los Ángeles, lo que impidió que ella se hiciera cargo de la sección en inglés de Regeneración, como estaba planeado. En 1921 Lucía obtuvo el divorcio de Charles Ross Guidero. Mientras Ricardo Flores Magón estuvo preso en la prisión de Leavenworth, Kansas, donde finalmente encontraría la muerte, Lucía realizó numerosas gestiones para liberarlo, tanto ante el gobierno de México, como el de los Estados Unidos. En enero de 1923, Lucía dejó el hospital de Los Ángeles, para acompañar el cadáver de Ricardo Flores Magón en su traslado a México. En una carta dirigida a su compañero Raúl Palma, dejó testimonio de las impresiones de su viaje: “Anoche llegamos a Gómez Palacio, Durango como a las ocho y media. Al llegar, los silbidos de las fábricas nos ensordecieron. En la estación había miles de personas con antorchas rojas, la estación estaba decorada como en todos los pueblos anteriores con la bandera roja, …aquí todo el movimiento obrero está organizado. Decenas de estandartes de los diversos sindicatos estaban por todas partes, y un claro dejado por la multitud (…) abría el camino del féretro de mi adorado padre, llevado en andas por los hijos del trabajo y envuelto en rojo y negro. En un teatro local, la elocuencia fluyó del alma de muchos oradores, a los acordes vibrantes de la música clásica dándole una extraordinaria solemnidad a la ocasión… En Chihuahua mi sorpresa y alegría fueron inmensas… varias organizaciones enviaron unas 30 coronas fúnebres para la ceremonia conmemorativa. El gobernador y los miembros de la Legislatura del Estado cuando se estaba cantando La Marsellesa… Los dirigentes sindicales son jóvenes y entusiastas […] Esta mañana, cuando llegamos a Torreón […] mientras miles de personas marchaban por las calles, nos detuvimos enfrente del consulado de EEUU, donde un orador acusó a “La tierra de los libres” de ser puro camuflaje. Esta noche salimos para Aguascalientes. Llegaremos ahí como a las 12 del día y se espera una gran manifestación. Todos anuncian que la ciudad de México será un volcán listo para entrar en erupción a la vista del alma más blanca sacrificada al ideal más altruista. “El sublime maestro”, “El espíritu de la luz”, “El segundo Nazareno”, como lo han llamado numerosos oradores.” Lucille Norman murió en la ciudad de México en agosto de 1923, poco después de los funerales de su padre adoptivo Ricardo Flores Magón.
Novoa, César
Hermano de Enrique Novoa. Participó en el levantamiento magonista de 1906 en Veracruz (Martínez Núñez, 1968: 83).
Novoa, Enrique
(Minatitlán, Veracruz, 1880- Veracruz, 1917)
Hijo de Julio S. Novoa, militar y político muy cercano a Porfirio Díaz —fue jefe militar y político de Minatitlán. Pese a su origen pudiente, Enrique Novoa desde muy joven luchó por el reparto agrario de las tierras despojadas a los indígenas popolucas por Manuel Romero Rubio (suegro de Porfirio Díaz) en los cantones de Acayucan y Minatitlán. Se afilió al Partido Liberal Mexicano en 1905. Con Cándido Donato Padua, Delfino Luna y Tirso Hernández fundó el Club Liberal Vicente Guerrero de Chinameca, Veracruz, del cual fue vicepresidente. Ferrocarrilero y telegrafista y escritor. Con Hilario C. Salas organizó una partida de alrededor de 300 popolucas que se comprometieron a participar en el levantamiento de 1906. El 30 de septiembre de ese año encabezó el levantamiento armado en Minatitlán, ciudad que debía atacar ese día, sin embargo, al advertir que las autoridades porfiristas conocían el plan de ataque decidió no hacerlo por temor a caer en una trampa. Abandonado por la mayoría de sus seguidores que juzgaron que la renuncia al ataque era una cobardía, Novoa intentó reunirse con Hilario C. Salas, pero fue capturado en el intento. El 5 de diciembre de ese mismo año fue recluido en el penal de San Juan de Ulúa, donde permaneció tres años. Gracias a que su padre era amigo de Porfirio Díaz, el propio dictador intentó coptarlo con un empleo bien remunerado en la ciudad de México, lo que Novoa rechazó. Pese a las gestiones de su padre, Enrique, quien se negó a deponer su actitud rebelde, permaneció en prisión hasta 1909. Tras el estallido de 1910 viajó a Los Ángeles, California. La JOPLM lo designó delegado especial para Oaxaca, Veracruz y Tabasco. Entre sus encomiendas estaba la de establecer contacto con Emiliano Zapata, pero en el viaje realizado en agosto de 1911, lo acompañó el policía Carlos Steinman, infiltrado entre los magonistas, y, al internarse en Chihuahua para cumplir su misión, Novoa fue aprehendido y recluido en la Penitenciaria del Distrito Federal. Según Delgado Calderón, Novoa se adhirió al nuevo Partido Liberal Mexicano, fundado en agosto de 1911 por los exmagonistas Juan Sarabia, Antonio I. Villareal y Jesús Flores Magón, entre otros. Este partido apoyó la candidatura presidencial de Francisco I. Madero, pero postuló para vicepresidente a Fernando Iglesias Calderón (Delgado Calderón, 2009: 227). Tras el golpe de Victoriano Huerta, al antiguo magonista sirvió a los constitucionalistas Salvador Alvarado y Jesús Carranza en el enfrentamiento contra el felicista Cástulo Pérez. En 1917 combatió el levantamiento felicista en su estado natal y murió asesinado en su casa de Chinameca la noche del 28 de agosto de este año por una partida rebelde encabezada por Leonardo Hernández (Padua, 11916: 51; Martínez Núñez, 1968: 79- 92). Los textos que escribió durante su cautiverio en Ulúa fueron conservados por su compañero Teodoro Hernández, quien reprodujo alguno en Las tinajas de Ulúa (Hernández, 1943: 28-32. También reproducidos en Martínez Núñez, 1968).
Novoa, José María
Hermano de Enrique Novoa. Ferrocarrilero y telegrafista. Jefe de estación en Chinameca. Ayudó a ocultar a los magonistas que escaparon de la persecución desatada a raíz del levantamiento de septiembre de 1906 (Hernández, 1943: 21). Fue recluido en el penal de San Juan de Ulúa (Martínez Núñez, 1968: 119).
Novoa, Julio
Hermano de Enrique Novoa. Participó en el levantamiento magonista de 1906 en Veracruz (Martínez Núñez, 1968: 83) y fue recluido en el penal de San Juan de Ulúa.

  Na   Ne   Ni   No   Nu