Regeneración N° 12, 31 octubre 1900

REFORMA SOSPECHOSA

La legislatura de Yucatán, sin criterio jurídico, sin análisis previo, ha reformado el art. 481 del Código Penal, suprimiendo de una plumada en el delito de difamación, la constitutiva del dolo, que las legislaciones cultas aceptan y patrocinan.

La reforma es sospechosa. La prensa de Yucatán siente el acicate de un Gobierno impopular y lucha valientemente contra la tiranía de una administración que la conveniencia pública rechaza. Para amordazar a esa prensa, la reforma puede ser un pretexto. Se encarceló al enérgico Sr. Ing. Primitivo Peniche; pero surgieron otros gladiadores. Estos recorrerán idéntico camino de tropelías y vejaciones.

El pueblo yucateco se ha indignado ante esa reforma. En la misma Cámara Legislativa, en donde, como en todas las del país, impera la indicación del Ejecutivo, varios Srs. Diputados mostraron su inconformidad con la reforma y emitieron su voto negativo. Esta ha sido la más elocuente de las protestas.

Tal desconocimiento de los principios jurídicos, motivó a nuestro ilustrado colega de Mérida, «La Redención» a observar: «¿No habrá intención dolosa al suprimir en algún artículo de nuestro Código Penal, la palabra dolosamente?»