Regeneración N° 2, 15 agosto 1900

EL ASUNTO DEL “Onofroff"1

Más alarmante es una arbitrariedad, cuanto más irrespetuoso es el Juez para con la Constitución Federal. La chicana Judicial a que se prestan las tortuosas disposiciones del Código Penal, parece que se atenúa cuando surge una violación a las garantías individuales. El Juez que así obra, es el más peligroso de todos los destructores. El anarquista arroja una bomba, y destruye un edificio. El Juez, arroja un acto inconstitucional, y destruye una institución. Al anarquista lo espera la cuchilla de la guillotina. Al Juez lo espera la  impunidad. ¡Desigualdad tremenda!
            Si en esta Capital, en donde parece que seríamos lo suficientemente ilustrados para elevar una protesta contra una iniquidad, se cometen con frecuencia violaciones constitucionales, muchas de ellas no reclamadas por no sabemos que desaliento que nos hace olvidar, no sólo el respeto que se nos debe como ciudadanos, sino la consideración que debe tenérsenos como hombres, en los Estados de la República esas manifestaciones hostiles hacia la Constitución, llenan de negocios las tres Secretarías de la Suprema Corte.
            El “Onofroff” atacó en sus últimos números varios actos de un Sr. D. Felipe Quiñónez, de Toluca. A fines de Julio pasado llegó a esa ciudad D. Abraham Sánchez Arce2, redactor de “Onofroff,” para el arreglo de asuntos particulares. A las pocas fue aprehendido y consignado al Juez de Primera Instancia, acusado de difamación por Quiñónez, acusación que se fundó en los artículos publicados en el semanario aludido.
            El Sr. Sánchez Arce pidió amparo y el Juez de Distrito suspendió el acto reclamado. A pesar de esa suspensión, que produce el efecto de quedar el reo a disposición del Juez de Distrito, el procesado sigue sujeto a vejaciones en la prisión, con un vigilante que le impide el menor movimiento y sus cartas son revisadas antes de ser despachadas.
            La sola enunciación de los hechos, revela la falta de justificación en los actos del Juez de Toluca para aprehender a Sánchez Arce. Varias cuestiones surgen desde luego, por falta de espacio en este número. Entre ellas, dos son de gran importancia: la incompetencia del Juez de Toluca para conocer de este asunto y las violaciones a la Constitución que se han cometido. Entre estas últimas, se halla la clausura de la imprenta por un Juez de la Capital. No sabemos todavía cual fue ese Juez que cumplimentó un exhorto emanado de una autoridad notoriamente incompetente; pero lo averiguaremos y lo presentaremos a nuestros lectores.

1 Abraham Sánchez Arce. Periodista. Además de Onofroff, dirigió, El Monitor, diario de oposición moderada publicado en la ciudad de México (1903). Mantuvo contacto con el Partido Liberal Mexicano hasta 1906.

2 Onofroff, México, D.F. (1899-19??). Dir. Abraham Sánchez Arce. Onofroff:  nombre artístico de un ilusionista e hipnotizador de origen ruso muy popular en México y Sudamérica  a fines del siglo XIX y principios del XX.

-> Regresar a El asunto del “Onofroff”, Regeneración no. 5.