Regeneración N° 2, 15 agosto 1900

GACETILLA

El “Semanario Judicial”—Esta publicación se propone hacer conocer la jurisprudencia de la Suprema Corte dando a luz las sentencias que ella dicta. Creemos que no puede llenar su objeto con ese procedimiento.

En un cuerpo colegiado, la sentencia no puede relatar y compendiar las opiniones de cada uno de los magistrados. Uno de ellos redacta la sentencia, y al hacerlo, expone los razonamientos que él cree más conducentes para justificar la resolución dictada en el caso concreto que se falla, pero la mayoría ha votado en contra, muchas veces por principios más abstractos, como por ejemplo, por no creer procedente el amparo en asuntos civiles, y no porque juzguen que en el caso se ha aplicado inexactamente la ley que se cita como violada.

Para hacer conocer las opiniones que han decidido a dictar un fallo en determinado sentido, en un cuerpo colegiado sólo puede bastar un Diario de los Debates que haga el relato de la discusión en todas sus fases.

Con el acta pormenorizada de la sesión podemos apreciar el alcance de la sentencia, que en muchos casos falseará en sus considerandos la idea capital y dominante de la discusión.

En cambio del Semanario debiera fundarse el Diario de los Debates de la Suprema Corte, que nos haría conocer a cada uno de los Sres. Magistrados, con su personalidad propia y no con la que le proporciona el Magistrado revisor.

Más urgente que el Semanario es para los Tribunales Federales el establecimiento de un Boletín Judicial de Juzgados y Tribunales Federales y Suprema Corte de Justicia, con el que se evitarán las deficiencias, que en otro lugar hacemos notar, del Código Federal, en el Capítulo de Notificaciones.

Lo que dice la prensa independiente
—“Regeneración.”- Escrito con virilidad y buen criterio ha aparecido el primer número del periódico de aquel nombre, destinado a asuntos forenses y redactado por los jóvenes abogados Jesús Flores Magón y Antonio Horcasitas y el pasante de derecho D. Ricardo Flores Magón.
“Regeneración,” viene a llenar un vacío en la prensa y la misión que se ha impuesto es de la mayor importancia y trascendencia social.

Deseamos al colega larga vida y correspondemos su visita. “El Universal.”
“Regeneración.”- Con este significativo nombre y bajo la inteligente dirección de los jóvenes Lics. Jesús Flores Magón y Antonio Horcasitas y Sr. Ricardo Flores Magón, ha comenzado a publicarse un semanario de jurisprudencia.

La administración y despacho de Regeneración se encuentra en el Centro Mercantil, tercer piso, num. 20.
Deseamos al nuevo colega larga y provechosa vida, y que en la senda que se propone recorrer, flagelando abusos y reclamando derechos, no tenga tropiezos ni percances psicológicos. “Diario del Hogar”1

Sinceramente damos las gracias a nuestros apreciables colegas “El Universal”2 y “Diario del Hogar,” por las bondadosas frases que se han servido dedicarnos.

La visita al Juzgado 6º Menor
—Infructuosa resultó la visita que practicaron el Sr. Magistrado Manuel Mateos Alarcón, el Lic. Ángel García Peña y el Agente del Ministerio Público Belisario Cicero al Juzgado 6º Menor. Los negocios están, como estaban en el momento de la visita y mucho tiempo antes de ella, es decir, sin resolverse los que estaban para ello.
Esto trae serios perjuicios a los interesados y es de esperarse que se ponga el remedio lo más pronto que se pueda.

“Hay que tener fe en la justicia”3 D. Evaristo Osnaya acusó al Juez de Paz de San Andrés Totoltepec José Cruz Cabrera, y ha quedado formado el Jurado que deberá decidir si es de procederse o no contra el acusado.
No tenemos idea de lo que pedirá en este caso el Ministerio Público; sin embargo, no está por demás recordarle su famoso pedimento en el asunto Diez de Bonilla, a fin de que norme la conducta que ha de seguir.

Un amparo contra el Juez 3º Menor
—En otra parte hablamos de que este funcionario cree que “Regeneración” le ataca por haber dictado un auto en contra de uno de nuestros Directores. Ni siquiera hemos dado la nota de la determinación aludida, que ha sido objeto de un recurso de amparo del que tal vez no tarde mucho el público en conocer pormenores, pero no por conducto de esta revista, que, como ya lo hemos dicho, no se ocupa de asuntos en que hayamos intervenido como abogados.

El asunto Andrade
4—Acaba de ser remitida a la Suprema Corte de Justicia la sentencia pronunciada por el Sr. Juez 2º de Distrito negando a Timoteo Andrade el amparo que pronunció contra actos del Tribunal Superior del Distrito que le negó la admisión de varias pruebas.
Con mayores datos, nos ocuparemos de este asunto, sensacional por los esfuerzos del defensor, Sr. Lic. Francisco A. Serralde5, para salvar a Andrade.

Hemos recibido
—Unos folletos que se ha servido enviarnos el inteligente Abogado D. Ramón Obregón, uno de los más entusiastas de nuestros Colaboradores. Esos folletos se refieren al juicio de amparo promovido por el Juzgado 2º de Distrito por la “Sterling Cycle Works Co.” Contra actos de la 2ª Sala del Tribunal Superior del Distrito Federal, que revocó un auto de formal prisión dictado a instancia de dicha Compañía, contra H. F. Roberts, cliente del Sr. Lic. Obregón. Estudiaremos este asunto.

Secretario poco diligente
—No se distingue por su actividad el Secretario del Juzgado de Santiago Huatusco, Cantón de Córdoba, Veracruz. El Gral. D. Pedro Hinojosa promovió el juicio de lanzamiento contra D. Florencio del Valle ante el referido Juzgado. En Agosto del año pasado, el Secretario requirió al inquilino para que en el término de ocho días desocupase la propiedad arrendada. Pasaron los ocho días, el inquilino no desocupó y a pesar de las gestiones del apoderado del actor, el Secretario practicó la diligencia de lanzamiento hasta el mes de Junio de este año, a los diez meses de decretado el lanzamiento.
¿No tendrá noticia el Juez de Santiago Huatusco de la escasa actividad de su Secretario?

Nuestro periódico
—Muy agradecidos estamos al público, por la benévola acogida que ha dado a nuestra publicación. No sacrificaremos cuantos esfuerzos estén a nuestro alcance para complacer los deseos de nuestros ilustrados lectores.
Contra la profecía del Juez Serret, que aventuró su opinión al decir que ninguna persona leería nuestro periódico, éste es leído por cuantas personas sensatas, ilustradas y de buen criterio científico hay en la República.

Menos aseo y más trabajo en la oficina
—Parece que en la Procuraduría de Justicia del Distrito no marchan los asuntos con la rapidez que se deseara. En cambio, el Sr. Procurador se entrega a minuciosidades y detalles. Todos los días se le ve, con una actividad envidiable, dar órdenes, contra órdenes y más órdenes encaminadas a que los Juzgados de Cordobanes queden en el estado del más plausible aseo, y cuando se inauguró el Palacio de Justicia penal, ese Palacio que “se mandó construir y se inauguró el 6 de Mayo,” el Sr. Procurador en persona, indicó a los funcionarios judiciales la manera de sacudir el polvo, limpiando personalmente con su pañuelo algunos de los muebles y haciendo acertadas indicaciones sobre que no debe pasarse el sacudidor sobre los muebles porque éstos se rayan.
Sin embargo, de tanto empeño, de desearse es que el Sr. Procurador se dedicara más tiempo a las labores de la oficina y menos al aseo de los tribunales.

La libertad de imprenta en Guadalajara
—Sabemos por un diario de Guadalajara, que al pasar el Sr. D. Guillermo Harvingson, Director de “La Gaceta,” por una de las calles de dicha ciudad fue aprehendido por un oficial de policía y conducido con lujo de precauciones, a la primera Comisaría, de donde más tarde, y por disposición del Sub-Comisario, se le remitió a la Penitenciaría custodiado por un oficial de policía y un gendarme, como si hubiera peligro de que se les escapara. La prisión de dicho señor, la ocasionó la denuncia entablada contra “La Gaceta” por el ex-alcaide del departamento de sentenciados de la Penitenciaría, D. Fernando Ortiz Rosas.

En la presente época, en que la prensa tiene tan pocas garantías, basta la simple denuncia de cualquier individuo, para decretar la aprehensión de los periodistas con todo el lujo de fuerza que se despliega para la persecución de criminales empedernidos. A algunos jueces de Guadalajara no les importa que la persona a quien mandan aprehender, sea conocida en la localidad, ni que por su posición social sea acreedora a cierto género de consideraciones, que claramente determina la ley. Tratándose de un periodista, independiente por supuesto, sobra toda consideración, y lo que buscan algunos jueces no es precisamente apegarse a la ley para cumplir así con su deber.

En un corrillo
—Días pasados el Sr. Juez 3º Menor, formaba corrillo en uno de los corredores del Palacio de Justicia a las horas de oficina y se entretenía en comentar el primer número de “Regeneración” en estos términos: “Esos directores de ‘Regeneración’ han oído cantar el gallo y no saben por dónde, yo sé que Horcasitas es el autor de esa ‘Protesta contra la Suprema Corte’, que me achacan, y todo porque le di un palo (lo que en la jerga de los Juzgados Menores, significa toda disposición que desecha una promoción) pero yo me río de sus declamaciones y ni siquiera me ocupo de ellas.”

No dudamos que los jueces han de achacar a enemistad personal la crítica que de sus actos se haga en nuestra revista, pero ello no desconceptuará nuestros juicios, los que siempre irán fundados en el más estudioso criterio, y es probable que siempre habrán de estar los resentidos tan lejos de la verdad, como hoy lo está el Sr. Lic. Patiño Suárez.

Notificaciones
—Se observa en algunos Juzgados una práctica que origina perjuicios a las personas que desean estar al tanto de sus negocios, y que consiste en entregar a los Actuarios los expedientes en que ha recaído algún acuerdo, hasta el día siguiente a aquel en que se dictó la providencia. Con este motivo no se hace ninguna notificación el día de la fecha de los autos o decretos, sino hasta el segundo o tercero, o cuarto o más días, cuando es personal, perdiéndose un tiempo precioso en los negocios que requieren por su naturaleza o circunstancias especiales, una tramitación rápida.

1 El Diario del Hogar, México, D.F. (1881-1912). Dir. Fundador: Filomeno Mata. Reds. Joaquín Trejo, Ángel Pola, Matilde P. Montoya, Luz Murguía, Paulino Martínez, Rosa Palacios, Inocencio Arreola, José Primitivo Rivera, Manuel de la Fuente, Armando Morales Puente, Miguel Rodríguez Gabutti, Agustín Páez y Víctor W. Becerril. Opositor al regimen porfiriano a partir de 1887.

2  El Universal. México, D.F., (1888-1901). Dirs.  Rafael Reyes Spíndola, Ramón Prida y Luis del Toro. Reds. Francisco G. Cosmes, José Ma. Castillo Velasco, hijo y Francisco Bulnes.

3 Palabras del general Porfirio Díaz dichas al padre del capitán Clodomiro Cota, reo de pena capital, el 15 de septiembre de 1897. Horas después de pronunciadas, Díaz sufrió un atentado en la Alameda Central al ser manoteado por Arnulfo Arroyo, quien fue arrestado y posteriormente asesinado en el Palacio Municipal. La frase adquirió fama gracias al editorial de El Imparcial de el día siguiente, el cual terminaba así: “El país entero, que ayer acaba de formular los votos más ardientes y más sinceros para que se prolongue más y más la vida del general Díaz, pide hoy a gritos que se extinga cuanto antes la del que quiso atentar contra él. El general Díaz dijo ayer, dirigiéndose al padre de Clodomiro Cota: “Hay que tener fe en la justicia”; no se imaginaba al decirlo, que el pueblo mexicano, 24 horas después había de clamar justicia, y que tiene derecho a reclamarle su frase: ¡que esa fe no sea defraudada!”

4  Refierese al caso del coronel Timoteo Andrade, acusado de haber dado muerte a su hijo y herir a su mujer el 12 de diciembre de 1895, a pesar de presentar heridas de bala  que no podía haberse inflingido a si mismo. Andrade era un militar cercano al expresidente Manuel González. Extroficialmente se le acusó de preparar un atentado en contra de Díaz. Su prisión fue considerada un señal  política al grupo político del expresiedente. La publicación a una carta remitida  por el licenciado Francisco Serralde con motivo de la defensa de Timoteo Andrade en el número de El hijo del Ahuizote correspondiente al día 12 de abril de 1903 motivó el arresto de  Juan Sarabia, Ricardo y Enrique Flores Magón, Alfonso Cravioto y Santiago R. de la Vega bajo la acusación de ultrajes a los agentes de la autoridad. El agente del ministerio consideró que el  comentario que le acompañaba contenía “frases injuriosas al Tribunal Superior del Distrito federal”.

5 Francisco A. Serralde. Abogado y penalista de la ciudad de México. Intervino en innumerables casos. A él acudieron en 1904 y 1909
los habitantes de Yautepec y Anenecuilco, Morelos, entre ellos Emiliano Zapata, en busca de sus buenos oficios para la infructuosa defensa de sus tierras.

->Regresar al artículo ‘ATROPELLO A LA JUSTICIA DE LA UNIÓN‘, Regeneración no. 13.