Regeneración N° 16, 30 de noviembre 1900

GRACEJADAS INCONVENIENTES

A un amigo  nuestro, decía el Juez 3º Menor, Lic. Patiño Suárez, que Porfirio estaba muy triste, porque las fiestas no iban a lucir pues Magón y su REGENERACIÓN, no querían asistir a ellas, cosa que era de lamentarse.

La inmoderada propensión al gracejo mal entendido y peor explotado, ha hecho que el Sr. Juez Patiño Suárez se muestre irrespetuoso para con su superior, llamando “Porfirio” a secas, con la confianza del camarada, a quien debe el puesto que ocupa y mal desempeña.

Por nuestra parte, ningún caso haremos de las gracejadas del Juez que, muy distinto a nosotros en convicciones, llama hoy “Porfirio” al Gral. Díaz, para llamar mañana “Bernardo” al Gral. Reye1 o “Pepe” al Lic. Limantour2. Todo es cuestión de circunstancias.

1 Bernardo Reyes (1850-1913). Militar jalisciense. Inició su carrera durante la Intervención Francesa. Gobernador provisional  (1885-1887) y electo de Nuevo León (1889-1900; 1903-1909). Comandante militar de ese Estado a partir de 1885 y Secretario de Guerra y Marina (1900-1902). Su influencia política comprendía los Estados del Noreste de México. Desarrolló una intensa actividad en busca de la presidencia de la República. Confrontó a los liberales y a los "científicos", estos últimos partidarios de su rival político, Jossé Ives. Limantour. Porfirio Díaz lo alejó del país en 1909. De regreso en 1911, se levantó en armas contra el gobierno de Madero. Murió frente a Palacio Nacional al comienzo de la Decena Trágica. Escribió: El general Porfirio Díaz. Estudio biográfico (1903).

2 José Yves Limantour  (1854-1935). Secretario de Hacienda a partir de 1893. Exponente emblemático del grupo de los científicos. Su política la frente de la secretaría se caracterizó por la atingencia y el apoyo decidido a la inversión extranjera. Encabezó en 1897 la conversión de la Deuda Extranjera y en 1902, emprendió la “mexicanización” de los ferrocarriles. Abandonó el cargo en 1911, año en que se exilió en París.