Regeneración N° 16, 30 noviembre 1900

FUNCIONARIO ACUSADO

El Jefe Político de Guadalajara, D. J. Trinidad Alamillo, terror de los repórters de “El Correo de Jalisco”, ha sido acusado por dos distinguidos abogados del foro jalisciense. Se le imputan delitos oficiales.

Aplaudimos la actitud de esos dignos Abogados. El Sr. Alamillo se ha distinguido por su impericia administrativa y por su impetuosidad para arrollar las leyes. Como ejemplo, recordaremos el hecho de haber reducido a prisión al repórter Sr. Salado Álvarez, porque lo ofendió, según afirma el Jefe Político, en vez de acusarlo ante la autoridad competente.

Saldrán gananciosos los habitantes de Guadalajara, si con motivo de esa acusación, se viesen libres del Sr. Alamillo.

Últimamente hemos sabido que ese señor ha reanudado su cruzada contra los periodistas que no gustan de aplaudir sus desaciertos.

En lugar de venganzas de mal género, esa autoridad arbitraria debía procurar el cumplimiento de sus obligaciones; de ese modo se lo aplaudiría; pero como no lo hace, se le censura.