Regeneración N° 18, 15 diciembre 1900

ALCALDE INDOLENTE

Siguen corriéndole malos vientos a la Administración de Justicia. Parece que se ha desarrollado un afán grandísimo por imitar a algunos funcionarios poco o nada escrupulosos, que tenemos la desdicha de soportar en la Metrópoli. La fiebre por faltar al cumplimiento de las obligaciones, se ha desarrollado con perjuicio de la justicia.

Desde el 23 de Septiembre anterior, el Alcalde único Popular de Axtla, Tamazunchale, S. L. P., no asiste a su oficina, so pretexto de encontrarse enfermo.

Hay que notar, que nunca ha estado desempeñando debidamente el trabajo de la oficina, ni aun cuando el Alcalde se le ha ocurrido asistir, de modo que, ahora que el despacho está encomendado al escribiente, las infracciones a la ley se suceden con exasperante frecuencia, al grado, de que pocas personas son las que buscan a la autoridad para zanjar sus dificultades, prefiriendo perdonar las deudas, a perder tiempo y dinero en gestiones inútiles, en las que juzgan más la chicana y el abuso, que la equidad y buena fe.

Bueno sería que el juez de 1ª instancia del Partido fijara su atención en aquel punto.