Regeneración N° 18, 15 diciembre 1900

JUDICATURA CLERICAL

Nuestros estimados colegas Renacimiento y El Contemporáneo1 de San Luis Potosí, extrañan, y con razón, que no se haya encarcelado al arbitrario mayor de Gendarmes de aquella Ciudad, Pedro González Gutiérrez, acusado por D. Juan José Pereda, de abuso de autoridad.
            La excitativa que el primero de los colegas citados dirige a los Lics. Francisco Pascual García y Mariano Niño, Agentes del Ministerio Público, es enérgica y viril, y a pesar de ella, esos funcionarios no cumplirán con su deber, como no cumple con sus obligaciones el Lic. Benito Carrizales, Juez 2º de lo Criminal, ante quién se promovió la acusación.
            No nos extraña tan punible indiferencia de los funcionarios aludidos, quienes, en el asunto del Sr. Facha, desplegaron en cambio una actividad febril, excitada por el elemento clerical, del que son servidores. Tenemos el ejemplo del Lic. Carrizales, apoderado del Obispo Montes de Oca en el asunto Vázquez.
            Resueltamente, la judicatura potosina se ha arrojado en los brazos del clero. De ese contubernio de brumas, han brotado todas las arbitrariedades elaboradas en las sacristías. ¡La judicatura al pie de los confesionarios! Decididamente, este siglo, que nació con gorro frigio, amenaza morir, calado el bonete clerical!

1  El Contemporáneo, San Luis Potosí, S. L. P. (1896-1911). Dirs. M. Esquivel, José de la Vega, Manuel Muro; Paulo Colunga, Bartolo Guardiola. Publicacion bisemanal de tendencia conservadora.

->Regresar al artículo ‘La Judicatura Potosina‘, Regeneración, no. 20.