Regeneración N° 19, 23 diciembre 1900

Los presos de San Juan de Ulúa

El Imparcial, periódico que tiene un carácter oficial innegable, y por tanto digno de crédito en lo que a asuntos oficiales se refiere, denunciaba hace pocos días la morosidad de la secretaría de Justicia, en la siguiente forma:

“Con grandes dificultades han tropezado los presos de San Juan de Ulúa, que habiendo extinguido la mitad de su condena, solicitan su libertad preparatoria.

“Han dirigido al Tribunal Superior sus solicitudes; pero las autoridades no han podido resolver nada, debido a que, como requisito, se necesita que les tomen a los presos, sus medidas antropométricas, y en la prisión de San Juan de Ulúa no existe ninguna oficina para este objeto.

“A la mayor brevedad, según sabemos, la Secretaría de Justicia va a ordenar el violento establecimiento de un gabinete antropométrico en aquella fortaleza  para que los reos no se perjudiquen.”

El Código de Procedimientos Penales vigente es tan terminante y su precepto tan fácilmente perceptible, que maravilla cómo la Secretaría de Justicia no había parado mientes en él, y antes de ahora no hubiese proveído a la prisión de San Juan de Ulúa de un gabinete antropométrico, para evitarse apresuramientos, y sobre todo, para evitarse la denuncia del periódico semi-oficial.

Por otra parte, mientras no se establezca esa oficina, los presos seguirán privados de libertad, y será para ellos un sarcasmo la ley que les indica buena conducta para ser premiados con la libertad preparatoria.

Sería muy conveniente que la Secretaría de Justicia, procediese siempre con actividad y diligencia.