Regeneración N° 20, 31 diciembre 1900

TROPELÍAS EN SINALOA

Un periódico de Sinaloa dice que en ese Estado nadie se queja de tropelías.
            Nosotros insistimos en que si hay tropelías en Sinaloa y vamos a demostrarlo.

ROSARIO
En el Distrito de Rosario, mal desempaña la prefectura un teniente Coronel llamado Gonzalo del Valle, que se muestra agraviado cuando alguna persona, con plausible valor civil, hace públicos actos de dicho militar, nada ajustados a la ley.
Un señor González publicó algunos abusos cometidos por el prefecto, y éste, indignado, lo abofeteo e injurió gravemente en público, con gran escándalo de los honrados vecinos de Rosario.
El hecho, por lo escandaloso, llegó a noticias del Gobernador Cañedo, quien, en lugar de castigar severamente  a su poco cometido empleado, lo conserva en su puesto para edificación de los habitantes del Rosario.

MAZATLÁN
Un día amanecieron de vena algunos Jueces y uno de los más altos miembros del Ayuntamiento de este Puerto, y excitados por las inmensas cantidades de alcohol que ingurgitaron, se les vino a mientes golpear a las mujeres que ejercen su comercio en el barrio de «Laberinto» y así lo hicieron, escandalizando con sus actos aun a los más empedernidos parroquianos de los establecimientos de dicho barrio.
Intervino la policía, y después, las autoridades se fingieron sordas.

COSALÁ
Una señora de Cosalá se quejó de que el Prefecto, de propia autoridad, la había despojado de una vaca para hacer pago con ella a su acreedor por una cuenta, según se dice, supuesta. El acreedor, que es un individuo que goza de influencia con un General Salmón, tuvo en éste una gran ayuda.
El Gobernador Cañedo dijo a la señora lo que todos dicen: hay que tener fe en la justicia.
Hasta ahora no ha habido tal justicia.

BADIRAGUATO
En Badiraguato también se quejan de tropelías cometidas por el Prefecto, hombre voluntarioso y arbitrario en asuntos oficiales.
Muy descontentos se encuentran los habitantes, quienes sufren persecuciones injustas.
Ocurren al Gobernador Cañedo y reciben la misma respuesta: hay que tener fe en la justicia.
Y la justicia nunca se administra.

CONCORDIA
Ya nos hemos ocupado de este Distrito1.
Además el Prefecto, caprichoso como todos los funcionarios que en lugar de ajustarse a la ley, se subordinan a su voluntad, según datos que tenemos en cartera, y que en su oportunidad publicaremos, no haciendo hoy por lo limitado de nuestras columnas, conserva  su puesto gracias a un señalado favor que hizo el Gobernador Cañado.

CULIACÁN
No nos ocupamos de este Distrito, en virtud de haberlo hecho ya en números anteriores, y con abundancia de datos.
Puede hojearse la colección de REGENERACIÓN.2

FUERTE
Al Juez de 1ª Instancia de esta población lo hirieron gravemente cuando estaba de paseo.
Sucedió que habiendo tenido el letrado un grave disgusto con una de las primeras autoridades administrativas de esa ciudad, se encontró con ella durante su paseo y surgió una riña en la que aquel resultó herido.
Se hizo el silencio alrededor de este asunto altamente inmoral por haber sido el heridor una autoridad.

Vea el periódico sostenido por el Gobernador Cañedo, que no hablamos de memoria, sino que procuramos relatar hechos concretos.
Sucede una cosa en Sinaloa: nadie se queja de atropellos, porque si se queja, se le atropella más.

1 Véanse supra,arts. núms. 23 y 114.

2 Véanse supra,arts. núms. 116, 120 y 217.