Regeneración N° 20, 31 diciembre 1900

El Juez de Túxpam

En un número anterior1 dijimos que no era exacta la versión propalada por el Juez de 1ª Instancia de Túxpam, Veracruz, Lic. Ismael Iriarte y Drusina; sobre que el gobierno de ese Estado se había propuesto separar del empleo de Agente del Ministerio Público del Cantón referido al Sr. Lic. Luis G. Otero, joven laborioso que cumple con su deber. Una correspondencia que hemos recibido, nos da a conocer los detalles de esa versión infundada.

El Juez Iriarte, para ostentar el valimiento que supone tener cerca del Gobernador y Magistrados de esta entidad federativa, expresó, tanto en esta Capital, como en Túxpam, que había puesto a dichos funcionarios, en la terrible disyuntiva de elegir entre la permanencia del Sr. Otero en el empleo que a conciencia desempeña o la separación de él (Iriarte) del puesto que con tanta deficiencia atiende.

Más aún, aseguró dicho Juez, que de un momento a otro llegaría, la orden destitución del Sr. Lic. Otero.

Hace ya más de un mes que se efectuaron tales acontecimientos y la orden de destitución no ha llegado, lo que indica que el Gobernador de Veracruz no ha atendido la banal disyuntiva del Juez Iriarte, quizá porque aprecia más las diligentes labores del Sr. Otero.

Como esto hace suponer que no se ha pensado en la remoción del Sr. Otero, toca al Sr. Iriarte cumplir con su palabra. Una vez que el Sr. Otero continúa en su empleo, el Sr. Iriarte debe poner su dimisión, así lo ha ofrecido y no sería bien visto hacer promesas que no se cumplen.

Aconsejamos, pues, al Sr. Iriarte, que dimita. Tenga seguridad de que los habitantes de Túxpam aplaudirían su proceder, pues están ansiosos de adquirir un Juez inteligente, laborioso y ajeno a chismes pueriles.

1 Véase supra,art. núm. 149.