Regeneración N° 20, 31 diciembre 1900

Más sobre el asunto Jimeno

Ya para imprimir este número, hemos sabido que las diligencias judiciales practicadas en el asunto Jimeno, han sido infructuosas. El Secretario de la Demarcación y el Cabo de puertas, han sido puestos en libertad por falta de méritos. Ha quedado, pues, ene el misterio este escandaloso asunto.

Nada habrá que preguntar judicialmente; pero creemos que mucho habrá que resolverse administrativamente. Desde luego, la destitución del Comisario Jimeno, porque no es apto para cumplir con su deber; porque en esa Comisaría, según afirma la prensa, ha habido víctimas de descuidos graves; porque no ejerce sus funciones con la diligencia que debiera; porque no usa de un trato esmerado con las personas que ocurren a su oficina; porque no ejerce la debida vigilancia en su Demarcación, como lo comprueban los escándalos del 15 de Septiembre último, reveladores de un estado social incipiente y mal encausado; porque el suceso que motivó la última averiguación judicial demuestra, ya que no existió delito que perseguir, que el Inspector no se preocupa por la suerte de los detenidos en su Comisaría, y finalmente, porque la sociedad escandalizada exige esa destitución.

Esperamos que la Secretaría de Gobernación se ocupará seriamente de este asunto, eliminando de las Comisarías a esas personalidades de contentillo que, como decía El Popular, parecen estar apoyadas por potencias en la política.