Regeneración N° 5, 07 septiembre 1900

El Director del “Hijo del Ahuizote”

Dimos en nuestro número anterior la nota1 de que se había negado por el Tribunal Superior a Don Remigio Mateos, Director de “El Hijo del Ahuizote,” la libertad bajo caución que solicitó.

No es de extrañarse tal procedimiento tratándose de periodistas independientes. Sobre cien periodistas (periodistas independientes por supuesto, pues bien sabido es que los del Gobierno nunca pisan la cárcel) a noventa y ocho se les niega el beneficio de libertad bajo caución, motivándose siempre el auto denegatorio, en que a juicio de Juez, hay temor de que se fugue el reo.

Por otra parte, y en compensación, a muchos pillos de nota se les concede ese beneficio sin que haya temores de que se fuguen.

El Sr. Mateos tiene domicilio fijo en esta ciudad, tiene buenos antecedentes de moralidad y modo honesto de vivir. Estas circunstancias quedaron plenamente demostradas en autos, y sin embargo, tanto el Juez como la 2ª Sala del Tribunal, han creído que un periodista carece de domicilio fijo, de buenos antecedentes de moralidad y de modo honesto de vivir. También han creído, y creen que el noventa y ocho por ciento de periodistas son capaces de fugarse.

No es de extrañar que el Juez Emilio Pérez de León tenga criterio tan estrecho, porque hasta ahora todo el mundo ignora los antecedentes científicos de ese Juez; pero sí es de lamentarse que los miembros de la 2ª Sala del Tribunal Superior, que se precian de ilustrados, den el espectáculo de asimilar su modo de pensar al del Juez Pérez, por lo que el público, que es exigente y no perdona, ha quedado descontento de su resolución, viendo en ella, no el procedimiento que debiera seguirse, sino el procedimiento caprichoso usado con los periodistas independientes.

1 Véase supra, art. núm. 25.