Regeneración N° 5, 07 septiembre 1900

ILEGAL DISPOSICIÓN DEL GOBIERNO DEL DISTRITO.

El Gobernador del Distrito Federal, penetrado de la importancia que tiene el registro de las declaraciones de nacimiento, ha establecido un servicio especial de policía, destinado a la detención de los padres de familia, y en su caso, de los médicos cirujanos, matronas y demás responsables de no haber cumplido con lo que dispone la ley en la materia.
            No desconocemos la importancia del Registro Civil, pero creemos que los medios propuestos por el Gobierno del Distrito y que están llevándose a las vías de hecho para que aquel llene su objeto, no se compadecen ni con nuestro sistema constitucional, ni con la ley civil.
            Tiene la cuestión a debate un aspecto muy serio y de grande significación desde el punto de vista sociológico, dado el modo de ser de nuestro peublo, de nivel moral no muy levantado y cuya estadística nos proporciona el dato desconsolador de un noventa por ciento de uniones ilegítimas, lo que trae la consecuencia necesaria de que la mayor parte de los nacimientos habrán de registrarse como de padres no conocidos. No obstante esto, el servicio especial de policía se propone obtener la detención de los padres de familia, lo que se traduce por una evidente investigación de paternidad y proporciona otros muchos males que superan en mucho a la ventaja que se obtiene con el registro de nacimientos.
            Otra faz de la cuestión, no menos delicada, es la que nos proponemos tratar, y los distinguidos abogados Sres. Rebollar1 y Zimbrón2, aquilatados en la judicatura, no deberán de sentirse heridos con las observaciones que sobre el particular se hagan, porque saben muy bien, que no hay cuestión de estado civil que no esté erizada, de muy grandes dificultades, y los yerros serán disculpados aun en jurisconsultos de su talla.
            Las disposiciones aludidas han provocado muy seria discusión en la prensa y REGENERACIÓN está en el deber de abordar, aunque sin pretensión ninguna, los muy serios problemas, que se han planteado con la citada disposición del señor Gobernador.
            El art. 72 del Código Civil no ha sido nunca una disposición viable en la práctica. Previene que la presentación de un niño ante el Registro Civil habrá de hacerla el padre, la madre o en defecto de éstos, los médicos, cirujanos o matronas que hayan asistido al parto. El Gobierno del Distrito no ha hecho en el caso más que recordar esta disposición, pero a renglón seguido habla de esa policía especial que tiene por objeto consignar a los médicos, comadronas o parteras, a igual que a los padres de familia, para que se juzgue por el delito previsto en el art. 783 del Código Penal.
            ¿Estará seguro el Sr. Gobernador del Distrito de que esta disposición legal está vigente? Y en caso de estar vigente, ¿cree que sea aplicable a los médicos, comadronas y parteras, a pesar de lo dispuesto por el art. 768 del mismo ordenamiento? ¿Pueden los médicos, parteras, etc., designar el nombre y apellido del registrado, “requisito que por ningún motivo debe omitirse”, sin violar el secreto profesional? ¿Será justo salvar esta dificultad registrando al niño como de padres no conocidos? ¿Puede aprehenderse a un individuo por el delito que prevé el artículo en cuestión sin que se pruebe primero que es el padre del niño no presentado? ¿Cómo obtendrán los agentes de esa policía especial aquella prueba, sin violar de un modo evidente la ley, que prohibe en lo absoluto hacer inquisición, directa o indirecta, sobre la paternidad?
            Todas estas cuestiones se presentan ante la disposición aludida, y cada una de ellas merece ser objeto de un estudio detenido, que le dispensaremos en artículos posteriores.

1 Rafael Rebollar, (1847-1915). Abogado de la ciudad de México. Egresado y profesor de la Escuela Nacional de Jurisprudencia; juez y magistrado; secretario y gobernador del Distrito Federal (1900); procurador general de la República. Redactor de la Ley de Jurados y miembro de la Comisión Revisora del Código de Procedimientos Penales. Colaborador de El Renacimiento y El Anáhuac, El Foro y La Gaceta Médica.

2 Ángel Zimbrón. Abogado. Fue Gobernador interino del Distrito Federal en 1899 y 1900.

->Regresar al artículo ‘EL REGISTRO DE NACIMIENTOS Y EL GOBIERNO DEL DISTRITO’, Regeneración no. 7.

->Regresar al artículo Resabios Monárquicos, Regeneración, no. 7.