Regeneración N° 5, 07 septiembre 1900

GACETILLA

Montes de Oca1 infractor de la leyEl Estandarte, periódico radical de San Luis Potosí, publicó hace poco el discurso pronunciado en París por el Obispo Montes de Oca, en la Asamblea general del Congreso Internacional de las Obras Católicas.
            Montes de Oca declara ante el mundo que ha infringido la ley en México.
            Dice, que a pesar de las leyes que siguen siendo las mismas, se ha hecho la pacificación religiosa; que la Sociedad del Sagrado Corazón tiene en México cuatro casas muy florecientes.
            De estas y otras infracciones a la ley de que se acusa a Montes de Oca, nos ocuparemos en uno de nuestros próximos números, no pudiendo hacerlo ahora por recargo de original.
            Ya tendremos oportunidad de ver si nuestras autoridades saben castigar, como se merece, a ese individuo, que no conformándose con infringir nuestras leyes, hace alarde de sus violaciones con una impunidad que exaspera.
Protesta del Ministerio Público—Sabemos que en la reunión mensual de los Agentes del Ministerio Público efectuada el 1º del corriente, decidieron estos funcionarios protestar contra el acuerdo del Gobierno del Distrito relativo al registro de nacimientos. La actitud levantada del Ministerio Público, merece nuestros aplausos, pues ella indica que va alejándose de esa tutela que siempre han deseado imponerle a las autoridades, y que empiezan a discutir y resolver libremente, sin fijarse en la impresión que sus resoluciones pudieran causar a las autoridades cuyos actos estudian.
La prensa en Sonora—Justa es la alarma de nuestro colega El País2 al considerar la situación que guarda la prensa en Sonora. Se han dictado órdenes tan rigoristas, se han cometido tales atropellos, tales vejaciones, que los redactores de El Demócrata y El Sol3, que sostienen la candidatura4 del club “García Morales” en las elecciones de Ayuntamiento, se han visto precisados, después de la clausura de sus imprentas, a publicar manuscrita, una hoja periodística, con el nombre de El Suplente.  Estos actos de rigor dan una idea bien triste de nuestro estado social, y del sentido moral medio, bien escaso por cierto, de las autoridades de Sonora.
Más clausuras de imprentas— No se distinguen por sus ideas liberales y progresistas las autoridades de Sonora. El Juez de 1ª. Instancia de Hermosillo ha clausurado la imprenta de El Demócrata, periódico de esa Ciudad, como anteriormente se había hecho con la de El Sol.
            Estos actos llevados al extremo de un rigorismo exagerado y necio, son la consecuencia de la lucha electoral que se está efectuando en Hermosillo, de la que ya hemos hablado. El Gobierno desea imponer su candidatura oficial, y el pueblo, con un valor civil inusitado, defiende por su parte su candidatura. No es de dudarse que el triunfo será del Gobierno, como en toda la República ha sido hace veinte años, lo que nos demostrará una vez más que en vez de alentar los ejemplos de civismo, se les deprime, nulifica y ahoga, siendo para ello el mejor medio, pero el más despótico, la clausura de imprentas.
            Deseamos a los dignos electores de Hermosillo que no desmayen. La ley les da el derecho para combatir en esa campaña electoral y si no vencen ahora vencerán mañana, o vencerán sus hijos, quienes tendrán un bello ejemplo de civismo que podrán ejecutar en otro medio.
Estadística judicial— “Hemos tenido ocasión de recabar en el Juzgado de Distrito del Estado, algunos interesantes datos que dan una idea del gran movimiento de negocios habidos en aquella oficina, desde el 5 de octubre de 1892 en que recibió el Sr. Lic. Daniel R. Aguilar, hasta el presente. Las sentencias pronunciadas en ese periodo de tiempo por el citado funcionario ascienden a la respetable suma de mil doscientas diecinueve;  de cuyo número, han sido confirmadas mil ciento sesenta y una, veintitrés revocadas por unanimidad, y treinta y cinco revocadas por mayoría;  en consecuencia, el número total de sentencias revocadas es insignificante con relación al gran número de negocios fallados en ocho años.”
            De esos renglones, tomados de nuestro laborioso colega El Debate, de Zacatecas, corremos traslado a nuestro Juez 1º. de Distrito Pérez de León, que tiene la poca fortuna de ver revocados sus fallos en gran número, quizá el 50 por ciento, y tal vez nos andemos cortos.
            Ojalá que el proceder del Sr. Lic. Daniel R. Aguilar, Juez de Distrito de Zacatecas, tenga muchos imitadores.
Empleados mozos—Hemos sabido que algunos de nuestros Jueces utilizan a sus empleados para su servicio particular. Los mandan con tarjetas, a traer a los chicos al salir de la escuela, etc., etc.
            Recomendamos a los Jueces que tal hacen, respeten más la dignidad de sus empleados, la que llega a relajarse con esos procedimientos. Suponemos que no haría mucha gracia a dichos Jueces que un Magistrado del Tribunal, a título de Superior, los enviase por los chicos a la escuela.
            No es difícil que esos actos sean el producto del ejemplo. Recordamos que en el reglamento del Palacio de Justicia Penal, los funcionarios públicos son los encargados de vigilar la limpieza de las oficinas acto que no se compadece con la categoría de dichos funcionarios, quienes, con seguridad, han visto esa prevención con el más olímpico desprecio.
            Corremos traslado de lo anterior al Procurador de Justicia del Distrito, indicándole que el Juez Clímaco Aguirre utiliza, o ha utilizado al Comisario del Juzgado 6º. Menor como cuidador de su chiquilla al salir de la escuela, acto que se verifica, o ha verificado, a horas de oficina.
Nuevo promotor fiscal—Ha sido nombrado Promotor del Juzgado de Distrito de Aguascalientes, el Sr. Lic. Luis M. Calderón.  Mucho bueno se espera del inteligente Abogado, que va a ocupar su empleo lleno de fe en el trabajo y ansioso de conquistarse un porvenir brillante y una reputación inmaculada.
            Manifestamos al joven Abogado nuestros deseos de que Regeneración tenga para él aplausos y no censuras.
Criminal soberbio—Como ejemplo de la soldadesca ensoberbecida, pude citarse la actitud del Coronel Mainero5, contra la Resolución del Consejo de Guerra que lo condenó a sufrir la pena de quince años de prisión, por los crímenes de que resultó culpable.
            Mainero no está conforme con la pena que se impuso y ha apelado de ella.
Los crímenes que la prensa anuncia como cometidos por ese hombre, han horrorizado a la sociedad, y nos parece demasiado suave la pena que se impuso con relación a la magnitud de ellos.
            Por lo tanto, esperamos que el tribunal, al revisar la sentencia, la reforme imponiendo a Mainero pena mayor, que la que le impuso el Consejo de Guerra.
Un Juez negligente—El mal ejemplo tiene imitadores. El Juez 1º Municipal del Oro, Durango, dictó hace más de un año auto de lanzamiento contra Don Francisco Piñera, vecino de dicha población, en virtud de ocupar este señor una finca sin consentimiento de la dueña Sra. María de Jesús Sáenz viuda de Campillo, y sin pagar la renta.
            A pesar del auto de lanzamiento, Piñera sigue ocupando la finca, sin que al Juez le preocupe la burla que con tal motivo se hace a la Justicia.
            Aquí también hay jueces, a los que no les importa hacer obedecer sus disposiciones, y que además de esto se tardan muchos meses para pronunciarlas.
Pueden dar informes el Magistrado Mateos Alarcón, el Srio. García Peña y el Agente Belisario Cícero, que últimamente visitaron al Juez Clímaco.
Que lo hagan renunciar—Numerosas son las quejas que recibimos del público contra el Juez Clímaco Aguirre.
            Los negocios no caminan en su juzgado con la rapidez que se deseara, y cuando se cita para sentencia, pueden estar seguros los litigantes de esperar semanas, meses y más meses, sin que el deseado fallo se pronuncie.
            ¡Ah! Y cuando se pronuncia el fallo, este sólo sirve para tener el disgusto de leer una pieza antijurídica que pone de manifiesto la escasa o ninguna ilustración del funcionario, que como cualquier Juez de Paz, no da sus fallos conforme a derecho.
            Los jueces tienen que ser personas instruidas y aptas para desempeñar su cometido, y a los que no reúnan estas circunstancias, debe hacérseles renunciar.
“Villa Morelos”—Hemos recibido para su publicación la siguiente: Circular número 10 expedida por la Sección 4ª de la Secretaría del Supremo Gobierno de Michoacán. “No obstante lo dispuesto en la ley núm. 29 de 2 de junio de 1898 ha podido notarse que en algunas comunicaciones oficiales y en la dirección postal de las piezas que se depositan en las oficinas de correos, se continúa dando el nombre de Huango del Rosario, o simplemente Huango, a la población del Distrito de Puruándiro, que así se llamaba antes de la fecha citada. Para dar exacto cumplimiento de la disposición legal que se menciona, el Gobierno recomienda a Ud. que dé sus órdenes a las Autoridades dependientes de esa Prefectura, para que en lo sucesivo y de manera exclusiva se designe a la mencionada población con el nombre de “Villa Morelos,” que es el que corresponde conforme a dicha ley.—Independencia y Libertad.—Morelia, junio 18 de 1900. Por O. D. S. El Oficial mayor. Manuel G. Real. Una rúbrica.

1 Ignacio Montes de Oca y Obregón.(1840-1921). Eclesiástico guanajuatense. Egresado de la Universidad Gregoriana de Roma (1863) y de la Academia de Nobles Eclesiásticos (1865). Capellán de las tropas pontificias, camarero secreto del papa Pío IX y capellán de honor de Maximiliano en México. Primer obispo de Tamaulipas (1871), de Linares (1879) y de San Luis Potosí (1885). Salió de México en 1914. Murió en el exilio. Traductor, literato y poeta (Ipandro Arcaico). Perteneció a la Academia de la Lengua.

2 El País, “Pro aris et facis cetare.” México D. F. (1889-1914). Dir. Fundador Trinidad Sánchez Santos, León Sánchez, José Elguero y Antonio Enríquez.

3 El Sol, Hermosillo, Son. (1900). Dir. Belisario Valencia.

4 Vid., supra, n. 44.

5 Antonio Mainero, coronel del 4º Regimiento de Caballería de Reynosa, Tamps., acusado de matar a palos a un soldado desertor, de haber ordenado una paliza a tres mujeres, además de los delitos de peculado y abuso de autoridad, entre otros.

->Regresar al artículo ‘EL DEMOCRATA DE HERMOSILLO‘, Regeneración, no. 14.