Regeneración N° 6, 15 septiembre 1900

Montes De Oca y Las Leyes De Reforma

En el discurso que pronunció Montes de Oca en la Asamblea General del Congreso Internacional de las Obras Católicas, en París, ha declarado, sin reticencias, y con la franqueza que le da la impunidad, que en México se violan las Leyes de Reforma.
            Dice Montes de Oca que la pacificación religiosa se ha hecho en México “a pesar de las leyes que siguen siendo las mismas,”1 es decir, contraviniendo las leyes que están en vigor, y que por lo tanto, deben acatarse y respetarse.
            Esta burla a la ley, no asombra que la haga ese individuo, lo asombroso, lo monstruoso consiste en que las autoridades la permitan, en que a ciencia y paciencia de ellas, y sobre ellas, se la desprecie y se la infame.
            Esa complacencia de las autoridades, puede ser el origen de disturbios que vuelvan a ensangrentar el suelo mexicano, y el culpable, no será el clero, no será él que abiertamente declara su desobediencia a nuestras leyes, haciendo motivo de risa nuestras instituciones, no será él que manifiesta sin rubor que “la Sociedad del Sagrado Corazón tiene en México cuatro casas muy florecientes,” y que expresa sus deseos y simpatías porque nos conquiste “un Hernán Cortés con traje de monja.” Nuestras autoridades serán las culpables por su complacencia.
            De todos modos, como mexicanos y como liberales, exigimos de ellas la investigación de los delitos de que hace alarde Montes de Oca, para el escarmiento de los malhechores.

1  Vid. “Discurso de Monseñor Montes de Oca, Obispo de San Luis Potosí, en la Asamblea General del Congreso Internacional de las Obras Católicas” en Enrique Márquez, comp. San Luis Potosí, textos de su historia, México, Instituto de Investigaciones Dr. José María Mora, 1986, p. 317..

2 Vid.  “Postulantes agraviados”, Regeneración, no. 5, 7 de septiembre, 1900.

->Regresar al artículo REACCIÓN LIBERAL, Regeneración, no. 11.