Regeneración N° 6, 15 septiembre 1900

GACETILLA

El secreto del sumario—De nuestro colega La Evolución, de Durango, tomamos la siguiente noticia:
            La Suprema Corte de Justicia de la Nación acaba de confirmar una sentencia pronunciada por el Juez de Distrito en el Estado, concediendo amparo a un defensor a quien se le negaron las diligencias practicadas en el proceso instruido a su cliente, alegando que el sumario es secreto.
            “El Juez de Distrito y la Suprema Corte, declaran que la inquisitorial e injusta ley que prescribe que el sumario sea secreto, es atentatoria a las garantías individuales, y por consiguiente, anticonstitucional.
            Veremos si en vista de esa declaración se resuelve la Legislatura del Estado a derogar la ley de que se trata.
            Como el asunto reviste importancia, en nuestro próximo número nos ocuparemos con más extensión de él.”
No hay costas—Dice La Libertad de Guadalajara: Pleito ruidoso. Acaba de ser fallado en uno de los juzgados de esta capital un juicio entablado por un abogado muy conocido, contra personas que disfrutan de una buena posición, tanto social como pecuniaria, reclamándoseles el pago de servicios profesionales. El letrado exigía por este capítulo una fuerte cantidad, y el Juez sólo concedió una remuneración bien exigua por cierto, que no corresponde ni a la dignidad del abogado ni a la categoría de las personas que recibieron esos servicios.
            “Sabemos que el letrado no se conformó con el fallo y desde luego apeló de él. Nosotros creemos que no sólo ha de haber apelado, sino aun repelado, por lo mezquino de la retribución que la justicia le otorgó.
            “Lo que llama la atención es que la parte demandada haya desconocido completamente el derecho del susodicho letrado para ser pagado, olvidando sin duda aquel precepto general de derecho que ordena dar a cada uno lo que es suyo. Suum cuique tribuere1.
            Generalmente, sólo los litigantes de mala fe apelan a negarlo todo, porque así creen defender mejor su causa y obligar al contrario a probar todo.  No reflexionan que en buen criterio el que niega todo, concede todo.
            “Esperamos ver el fallo de la Segunda Instancia para saber si hay que tener fe en la justicia como dijo el otro.”
            Los jueces de Distrito también están reñidos con todo lo que significa condenación en costas, principalmente los menores.
            Clímaco y Patiño Suárez, por ejemplo.
Los procónsules de provincia—Nos comunica nuestro corresponsal en Morelia (Mich.) que la Jefatura Política está desempeñada por una persona, que en lo relativo a la ilustración está a la altura del Juez Correccional Pérez y a la del Menor Clímaco.
            Por falta de espacio no nos ocupamos hoy en dar a conocer algunas infracciones a la ley que se le atribuyen, pero que haremos públicas en la primera oportunidad.
Nuevo abogado—En atenta esquela nos participa nuestro inteligente amigo el Sr. José González Márquez, haber sido aprobado por unanimidad de votos en la Escuela nacional de Jurisprudencia, para ejercer la profesión de Abogado en los Tribunales de la República.
            El Sr. González Márquez conservó como estudiante uno de los primeros lugares en la Escuela, por su laboriosidad y talento. Dados estos antecedentes, auguramos al joven Abogado una serie no interrumpida de triunfos en la noble profesión para la que por unanimidad fue facultado.
            Reciba nuestros sinceros parabienes.
Aumento de sueldo—Hace algunos meses que los escribientes del ramo judicial dirigieron a la Secretaría de Justicia, un ocurso pidiendo les fuera aumentado el sueldo de que disfrutan, en vista del aumento de las labores que cada día pesan más sobre ellos. La Secretaría contestó últimamente que en la primera quincena de octubre se estudiará la manera de aumentar el sueldo solicitado.
            Nos parecería bien que la Secretaría de Justicia se preocupase de este asunto, no ya tanto por el exceso de trabajo, que no será tal cuando se equilibre con el sueldo, sino por la situación precaria que guardan los escribientes del ramo Judicial, pues el insignificante sueldo de que gozan no es, ni con mucho, suficiente para llenar sus actuales necesidades. Una vez aumentado el sueldo, se puede procurar también una selección en el personal.
            No sólo los escribientes necesitan un buen sueldo, sino todo el personal de Justicia.  Sobre este punto nos ocuparemos detenidamente.
Que lo pongan a leer y escribir—Los Sres. Remigio Mateos y Alfonso Cabrera, Director y Administrador respectivamente de El Hijo del Ahuizote, sentenciados hace pocos días, entre otras cosas, a no leer y escribir durante los tres años de su prisión, estuvieron bajo la vigilancia de un Presidente, armado de grueso garrote, que les impedía leer y escribir.  La vigilancia es rigurosa de día y de noche.
            A más de lo ilegal de la pena, de que el Juez Pérez (jr.) no tuvo facultad para imponerla y de que habiendo sido apelada la sentencia, la apelación suspendió la ejecución de ella, la prohibición de leer y escribir se hizo efectiva desde luego, hasta que el Sr. Coronel Campuzano, más conocedor de las leyes, hizo cesar la vigilancia del Presidente.
            Suponemos que no sería del agrado del Juez Pérez (jr.) dado que no es nada afecto a la lectura, que un Presidente, armado de grueso garrote, lo vigilara continuamente para obligarlo a leer y escribir.
Abusos consentidos—No se toman gran cuidado las autoridades del país para reprimir un abuso que se comete en casi toda la República.  Ese abuso es el de pagar los dueños de fundos rurales o mineros con boletas o fichas que son válidas únicamente en las tiendas de raya.
            Ese hecho es delictuoso, pues esas boletas o fichas tienen el carácter de una moneda que sólo el Gobierno Federal puede crear, y a más de ser delictuoso, constituye el grave abuso de obligar al dependiente a comprar sus mercancías en las referidas tiendas, en donde se les explota.
            Llamamos la atención de las autoridades de la República para que corrijan severamente ese hecho delictuoso.
Lo que dice la prensa honrada—“Regeneración. Con este título aparece en México un periódico jurídico e independiente, que está llamado a prestar un servicio de gran importancia ala República, poniendo de manifiesto los abusos y torpezas de las autoridades judiciales, ya que éstas a granel son encontradas y vistas, por sus desacatos, como la rémora de las sociedades.
Nada más terrible, nada más lastimoso es contar en un partido judicial con hombres que empuñan el estandarte más sagrado: la justicia, y ponen de manifiesto en sus arbitrarios actos las miras rastreras, ímpetus belicosos y mala fe. Estos debían encontrar en los presidios la más apropiada y justa redención de sus actos, puesto que, cuando ellos han tenido en sus garras a sus víctimas, son indolentes y antes bien quisieran ser absolutos y mandar exterminarlas.
            ¡Oh! La abogacía de estos tiempos. Y al ver a aquellos hipócritas rastreros, que se acercan a los templos a beber agua bendita y a darse golpes de pecho nos da gana de exclamar con el inmortal Zolá: “Van a pedir a Dios que los ayude en sus crímenes…”
            Ya otras publicaciones honradas han afrontado la cuestión jurídica cuya honorabilísima misión así la llevan a la meta de la celebridad muchos abogados. Y estas han sido para poner el grito en el cielo desde México, el Estado de Jalisco, Sinaloa y otros. ¿Por qué en este territorio no se hace ya, que también se ha implantado la plaga?
            ¡Ah, pues porque aquí no estamos en México…!
            Regeneración pues, tiende a regenerar arbitrarios exhibiendo hechos que como a tales los acreditan, y deseamos de todas veras no salgan fallidas las esperanzas del ilustrado cuerpo de redacción formado, en su totalidad, de eminentes jurisconsultos.” (El Cambio, de Santiago Ixcuintla, Tepic.).
            “Regeneración. Con ese bien significativo título, ha comenzado a publicarse en la Capital de La República un bien escrito y concienzudo colega, quien nos ha honrado con su amable visita. La Redacción del nuevo campeón la forman jóvenes abogados, quienes con un brío digno de aplauso, se proponen hacer públicos todos los actos buenos o malos de las autoridades judiciales.  La nueva publicación vendrá, a no dudarlo, a despertar el interés público.  Nosotros deseamos a Regeneración, prosperidad y acierto en el escabroso camino que a sí mismo se ha marcado.”
            (El Correo del Centro, Aguascalientes).
            “Regeneración. Con este significativo nombre y bajo la inteligente dirección de los ilustrados jóvenes Lics. Jesús Flores Magón, Antonio Horcasitas y Sr. Ricardo Flores Magón, ha comenzado a publicarse un semanario de jurisprudencia.
            Deseamos al nuevo colega larga y provechosa vida, y que en la senda que se propone recorrer, flagelando abusos y reclamando derechos, no tenga percances psicológicos.”
            (El Hijo del Parral, H. del Parral, Chih.).
            “Regeneración. Ha honrado nuestra humilde redacción el valiente y concienzudo colega Jurídico Independiente cuyo nombre sirve de rubro a este párrafo.
            Como lo tenía ofrecido la Dirección, el 7 del actual salió a la luz el primer número de tan importante semanario bajo la acertada dirección de los Sres. Lic. Jesús Flores Magón, Lic. Antonio Horcasitas y Sr. Ricardo Flores Magón.
            Larga vida y muchos subscriptores deseamos al simpático colega y desde luego correspondemos su visita.”
            (La Nueva Era, Hidalgo del Parral, Chihuahua).
“Regeneración. Así se llama un bien escrito periódico de Jurisprudencia que ha llegado a nuestra mesa de redacción.  Dirigen esta publicación, que debe salir cuatro veces al mes, los inteligentes abogados Don Jesús Flores Magón, Don Antonio Horcasitas y Don Ricardo Flores Magón.  Damos las gracias por el envío.”
            (La Idea, Aguascalientes).
            Muy agradecidos estamos por los amables conceptos de nuestros colegas.

1  A cada cual su tributo.