Regeneración N° 7, 23 septiembre 1900

LA JUSTICIA EN VERACRUZ

Por el mes de julio de este año fue aprehendido y desde luego consignado al servicio de las armas en Veracruz, Florencio Flores, por creérsele sospechoso y desconocido.

Una persona de su familia pidió amparo ante el Juez de Distrito de Veracruz, y hasta ahora, nada ha conseguido que sea de su provecho.

Con este hecho, el infeliz preso se encuentra en el más lastimoso estado de miseria, pues como no era conocido en Veracruz, tuvo que depositar a su abogado el Sr. Eduardo Guerrero la suma de $115, únicos con que contaba ese desgraciado.

Choca ya demasiado que a cualquier individuo, por el solo hecho de no ser conocido en la población donde se le encuentra, se le reduzca a prisión, cometiendo el atentado más grave contra las garantías individuales.

No es de extrañarse que tales hechos ocurran en el estado de Veracruz, pues es notorio, que dicho estado atraviesa contra la voluntad de los buenos veracruzanos, por una crisis que de desearse es que concluya, para que siquiera tengan el consuelo los habitantes de tan infortunado, pero no por esto menos simpático Estado, de que
impartan justicia las autoridades que se le han impuesto.

->Regresar al artículo ‘SENTENCIADO SIN FORMACIÓN DE CAUSA’, Regeneración, no. 9.