Regeneración N° 8, 30 septiembre 1900

El Jefe Político de córdoba y la constitución de 57

Acabamos de leer en un periódico una noticia alarmante. Trátase de la violación del artículo 17 de la Constitución, que declara terminantemente, que nadie puede ser preso por deudas de un carácter puramente civil; y la primera parte del 18 previene, que sólo habrá lugar a prisión por delito que merezca pena corporal.
Ahora bien, en nuestro concepto, la falta de pago del impuesto, no amerita pena alguna corporal en atención a que se trata de una obligación civil, de un verdadero contrato do ut facias1 que crea derechos y obligaciones recíprocos entre el poder público y los asociados.
La obligación de pagar el impuesto proviene excontracta2, así se infiere de las definiciones de los autores. Comte3, define el impuesto: el pago de los servicios que recibe cada individuo de manos del Gobierno, representante de los intereses sociales.
Eduardo Vignes4 lo define: el impuesto es la contribución designada a cada ciudadano como precio de los servicios y de la protección que él recibe de la sociedad.
De estas definiciones se desprende, que como antes dijimos el impuesto proviene excontratu5, de un contrato de ut facias.
De modo que si los asociados tienen la obligación de pagar los impuestos, tienen a su vez el derecho para exigir del Gobierno, honradez en la administración de sus fondos, así como cumplimiento en los servicios de esa administración.
Nosotros creemos que la obligación que existe a favor de la autoridad que cobra el impuesto, representa una relación jurídica del orden civil del deudor hacia el acreedor, lo que se resuelve por medio del procedimiento especial emanado de la facultad económico-coactiva de que gozan las autoridades, y por lo mismo, viola indiscutiblemente la autoridad que encarcela a deudores morosos, el artículo 17 de nuestra Constitución.
            Muy conveniente es, pues, que se repriman con energía los procedimientos del Jefe Político de Córdoba para hacer efectiva la contribución personal, siquiera sea para que en las postrimerías de este siglo, no se den espectáculos que están reñidos por completo, con la civilización de que tanto alarde hacen nuestras autoridades.

 

 

1 Doy para que hagas.

2 Procedente del contrato.

3 Augusto Comte (1798-1857). Filósofo francés, seguidor de Saint-Simon, fundó la escuela positivista. Partiendo  de una clasificación lineal de las ciencias por oden de generalidad decreciente y complejidad creciente, se proponía reorganizar la sociedad a través de una ciencia política positiva. A través de Gabino Barreda, su discípulo, tuvo una influencia decisiva en la educación y pensamiento mexicanos en la segunda mitad del siglo XIX. Autor de Curso de filosofía positiva (1828-1842), Sistema de política positiva (1851) y Catecismo positivista (1852). 

4 Vid. Edouard Vignes. Traite élémentaire sur le taux en France, Paris.

5  Con contrato.