Regeneración N° 9, 7 octubre 1900

“El Eco del Istmo1” y la Suprema Corte

Este simpático colega, decano de la prensa liberal oaxaqueña, ha publicado algunos artículos en los que censura la actitud de la Suprema Corte de Justicia, al ordenar que se abriera una averiguación en contra del Jefe Político y Juez de 1ª instancia de Tehuantepec, que aparecían responsables del tormento que dijo Patrocinio Guzmán, se le había aplicado inhumanamente.

No creemos que esté en lo justo el colega citado, y al efecto precisaremos algunos puntos. Patrocinio Guzmán, al solicitar el amparo de la Unión, se quejó de que se le había atormentado en la prisión, de que temía ser atormentado en lo sucesivo y de que se le tenía incomunicado en un calabozo húmedo y obscuro, en el que peligraba su salud, por lo que solicitaba la suspensión del acto reclamado. Al pedirse el informe de ley a la autoridad responsable, ésta no lo rindió respecto al primer punto, es decir, al tormento de que se quejó Guzmán, sino que se contrajo a informar sobre el segundo punto, el relativo a la incomunicación, desmintiendo el hecho.

Como la queja de Guzmán se refería al tormento y a la incomunicación, y como respecto al tormento, la Suprema Corte no tuvo a la vista informe alguno de la autoridad responsable, aplicó el artículo 800 del Código de Procedimientos Federales que preceptúa, que la no rendición del informe justificado de la autoridad responsable, establece la presunción de ser cierto el acto que se estima como violatorio de garantías, mientras no se rinda prueba en contrario. La Corte estuvo, pues, correcta al considerar que era cierto el hecho del tormento, y como éste está expresamente prohibido por la Constitución, y la autoridad que lo aplique es reo de ataques a la misma Constitución, la Corte consignó a los presuntos responsables, a la autoridad competente para que depurasen su conducta.

Verá, pues, nuestro apreciable colega, que la Corte no cometió en este caso la ligereza que se le imputa. La Corte se basó en una presunción legal, robusta como todas las de su especie, y suficiente para motivar una averiguación como la que tiene a su cargo  el enérgico Juez de Juchitán, tan zaherido por nuestro colega. En esa averiguación, las autoridades responsables depurarán su conducta rindiendo pruebas que destruyan la fuerte presunción legal que existe en su contra, por no haber informado sobre la queja de Patrocinio Guzmán.

1  El Eco del Itsmo. ‘Periódico independiente dedicado a los adelantos del país’. Tehuantepec, Oax. (1891-1900).

->Regresar al artículo ‘EL ECO DEL ISTMO Y LA SUPREMA CORTE‘, Regeneración, no. 15.