Regeneración N° 9, 7 octubre 1900

ULTRAJES A LA SOBERANÍA NACIONAL

En El Popular acabamos de leer un artículo publicado por el periódico norteamericano Los Angeles Sunday Herald, y que según El Popular ha reproducido, aquí, en México, y sin comentarios de ninguna especie, The Two Republics.1

En este artículo, preñado de orgullo y de arrogancia, se rebaja el honor de nuestra Patria y se pisotea nuestra dignidad de mexicanos.
Comienza ese artículo con estas frases:

«¿En qué año deberá México ser anexado a los Estados Unidos? ¿Será ésto cuestión de cinco o diez años futuros? Muchas personas de saber se preguntan si México deberá ser asimilado, y la mayor parte ellos conviene en que México será una porción de los Estados  de América, dentro de muy pocos años y con el consentimiento del pueblo de aquel país.

«Por cerca de un siglo, todos los estudiantes (schoolboys) han estado aspirando las teorías del «destino manifiesto.» Han aprendido a creer que ES INEVITABLE
QUE LAS ESTRELLAS Y LAS RAYAS FLOTEN SOBRE EL TERRITORIO QUE SE EXTIENDE AL NORTE DEL ISTMO.

«……….hay fuerzas irresistibles que están empujando a las dos repúblicas hacia la absorción de la más pequeña por la más grande. Y NO SE HAN DE PASAR MUCHOS AÑOS SIN QUE LA OBRA QUEDE CONSUMADA. Por varios años LOS AMERICANOS RESIDENTES DE MEXICO HAN ESTADO TRABAJANDO POR EL INEVITABLE FIN DE LA ANEXIÓN.

«No hay que creer que el “destino manifiesto” de México se escapa a las miradas de los mexicanos de las clases superiores, comprenden lo que va a suceder con su República y están contentos.

«La mayor parte de la población de México, que es la clase de los peones, apenas puede considerarse como factor en la obra de la anexión.  ANALFABETAS, PEREZOSOS, SUPERSTICIOSOS, VANOS, ORGULLOSOS “DE SU HONOR,” dependen de las escasas comodidades que les pueden proporcionar sus miserables jornales, si acaso trabajan, y son esencialmente, súbditos del hombre de dinero.
«CUANDO LOS PEONES SEAN ELIMINADOS COMO FACTORES EN LA RESOLUCIÓN DEL PROBLEMA DEL FUTURO, COMO TENDRÁN QUE SERLO, quedarán apenas unos cuantos centenares de miles de castellanos como población gobernante, además de los americanos y de otros extranjeros. Si todos los mexicanos fueran más o menos de la misma capacidad intelectual que la pequeña minoría de las clases superiores, sería preciso que emigraran millones de americanos para balancear aquel factor. Pero en las condiciones actuales, la influencia de los americanos está haciendo tan rápidos progresos, que no pasarán muchos años sin que dominen por completo el destino de la República hermana.»

Y concluye:

«Tenemos a la vista copia de los dos principales diarios de la ciudad de México, impresos en inglés, editados por americanos, y tan americanos en todo y por todo como si fueran publicados en los Ángeles. Son los periódicos que todo mundo está obligado a leer en México si se quiere estar al tanto de los sucesos del universo.»

El periódico norteamericano nos ha ultrajado con el artículo del que tomamos estos párrafos, y el periódico «The Two Republics», al reproducirlo sin rubor de ninguna clase, se hace solidario de estos ultrajes que ameritan penas severísimas.

Como se ve, los deseos del periódico norteamericano son clarísimos, y clarisísimo también el aplauso con que acoge The Two Republics tan denigrantes conceptos para México. Los ultrajes contra la patria que dirige este periódico no debemos perdonarlos, por el contrario, debemos exigir su castigo para escarmiento de los autores de una infamia.

Se trata aquí de los delitos a que se refiere el art. 184 del Código Penal, relativos a la independencia e integridad del territorio nacional, y de la apología de los delitos de que trata la fracción III del art. 1077, conforme al 840 del referido Código.

Con toda la energía que el caso requiere, exigimos de nuestras autoridades el castigo de los responsables del periódico «The Two Republics» de este periódico que no ha tenido empacho en reproducir la burla más sangrienta y el ultraje más soez que pudo hacernos un espíritu menguado.

En este artículo se ultraja a las clases superiores al decir, que están conformes con la suerte que pueda correr nuestra patria y se ultraja al pueblo al llamarle vano y orgulloso de su honor, ¡Como si fuera indecoroso el orgullo de la honra!

Este artículo destila toda la hiel que encierra para nuestra raza el corazón del anglo-sajón vulgar. Ahí está evidenciada la frase de aquel individuo hueco y lleno de humo que se hincha de arrogancia al decir que no había quedado un solo indio al Este del Mississippi.

¡Ojalá que seamos oídos por nuestras autoridades, para que apliquen un castigo ejemplar a nuestros gratuitos ultrajadores!

Al menos, que se expulsen de la República, como extranjeros perniciosos, a los responsables de «The Two Republics» ya que ultrajan la soberanía de nuestra Patria y no agradecen el pan que logran comer en ella.

1  The Two Republics. ‘A Free Press is the most Certain Promoter as it is the Safest Guardian of a Health Public Opinion’, México, D. F. (1867-19??).  Dir. J. Mastella Clarke.

->Regresar al artículo Los Ultrajes A La Soberanía Nacional, Regeneración, no. 10.

->Regresar al artículo ATENTADO EN TETELA DE OCAMPO, PUEBLA, Regeneración, no. 13.