Regeneración N° 10, 15 octubre 1900

FUNCIONARIOS ENFIESTADOS

En uno de nuestros números anteriores dimos la noticia de que los Jueces de 1ª Instancia de Celaya, no asisten al despacho de sus oficinas como lo ordena la ley, y que cuando llegan a asistir, lo hacen a horas en que ya nada de provecho pueden practicar.

Un subscriptor de nuestro colega El Español, afirma que dichos funcionarios no dejan de cumplir con su deber, y pide se cite un solo caso en que hayan faltado a sus obligaciones.

Hay muchos casos, pero por ahora únicamente nos bastará hacer mención a uno reciente, para que se vea que no atacamos por el torpe placer de atacar, sino porque creemos fundados nuestros reproches.

La Colonia española en Celaya, celebraba el día 6 del corriente una fiesta en la Hacienda de San Nicolás, fuera del partido judicial.
Con motivo de esa fiesta, el Lic. Manuel Olmedo, Juez 2º del Partido, que debía presidir, el citado día 6, la visita semanaria de cárceles, y el Agente del Ministerio Público, Lic. Pedro P. Arizmendi, que tenía también la obligación de asistir a esa visita, dejaron de practicarla y se la encomendaron al Lic. D. Abundio Madrid, prefiriendo pasar el tiempo en la alegre fiesta, a cumplir con los deberes que al aceptar sus respectivos empleos, protestaron satisfacer debidamente.
Ve, pues, el subscriptor de nuestro colega El Español, que citamos actos concretos y recientes para que no crea que el tiempo altera los hechos.

-> Regresar al artículo LOS JUECES DE CELAYA, Regeneración no. 12.