Regeneración N° 21, 7 enero 1901

CADEREYTA

Innumerables denuncias de abusos cometidos en ese lugar, han llegado a nuestra mesa de redacción. Parece que las autoridades de Cadereyta, Qro., no son muy respetuosas para con la ley, lo que tiene vivamente disgustados a los habitantes de ese lugar tan descuidado por las autoridades superiores.
            Se nos dice que se violan las Leyes de Reforma, en medio a la punible complacencia de las autoridades, que permiten las procesiones públicas y el escandaloso abuso de las campanas.
            Se nos dice que la autoridad política estableció un cacicazgo ejercido en unión de los miembros de su familia, lo que se traduce en vejaciones y tropelías que sufren los ciudadanos que no comulgan con la política turbia de esa familia.
            Se nos dice que las autoridades judiciales son desafectas al cumplimiento de su deber, que no ciñen sus actos a la ley, que impera el capricho en sus funciones públicas, etc., etc.
            Dentro de breve tiempo precisaremos hechos concretos, para ver de regenerar a esos procónsules de provincia.