Regeneración N° 22, 15 enero 1901

PERIODISTA SENTENCIADO

El Juez del criminal de Guadalajara, ha sentenciado a seis meses de prisión y pagar veinte pesos de multa, al Sr. Atanacio Orozco, por el delito (?) de haber invitado al pueblo Jalisciense, desde las columnas del valiente colega  Jalisco Libre, a que ejercitara sus derechos, porque era el soberano. El Sr. Orozco ha apelado de la sentencia.

No puede ser más infundada e ilegal esa sentencia, de la que quizá nos ocuparemos detenidamente. Pero si no dejamos pasar inadvertido, que el delito por el que se procesó al Sr. Orozco, fue el de provocación a un delito y apología de este. Para las autoridades Jaliscienses es un delito decir al pueblo que ejercite sus derechos, quizá porque el ejercicio del derecho es delictuoso. En Jalisco impera, pues, la autocracia. El Gobierno es el poseedor de todos los derechos. El pueblo, el soberano, el grande, como decía el Sr. Orozco, es una mentida congregación de hombres libres, El Estado es el Sr. Curiel.

Es fundado el disgusto de los Jaliscienses al soportar una autocracia que los ha despojado de sus derechos.