Regeneración N° 22, 15 enero 1901

LA CAÍDA DEL GOBERNADOR MERCENARIO

El Gobernador de Guerrero, Coronel Antonio Mercenario, cuya administración recuerdan con enojo (justísimo por cierto) los hijos de aquel Estado, preparó su reelección estableciendo Clubs para que lo postulasen, ordenando la impresión de un sinnúmero de hojas, en las que redactaban torpemente sus paniaguados, desgarbados votos de adhesión y de simpatía, pagando a individuos que vociferaran desde las columnas de un papel, haciendo denunciar un periódico que no era afecto a su mala administración, El Hijo del Ahuizote, y haciéndose un bombo exagerado y rabioso.

Contaba ya con un inmenso número de votos para su reelección, cuando el Gral. Díaz le exigió su renuncia, dando al cargo al Sr. Mora.

Satisfechos se muestran los ciudadanos de Guerrero con la renuncia forzosa del Coronel Mercenario.

También nosotros nos encontramos satisfechos, pues creemos que con la caída política del Coronel, podrá progresar un tanto el Estado de Guerrero, que es uno de los más atrasados de la República, y que por otra parte, es digno de mejor suerte.