Regeneración N° 23, 23 enero 1901

LA SEGURIDAD EN LA REPÚBLICA

A pesar de la afirmación del Gral. Díaz, sobre que la seguridad reina en la República, acaba de acontecer un asalto escandaloso en Tlalnepantla.

Varios facinerosos penetraron escalando muros y fracturando cerraduras, al Juzgado de 1ª Instancia de esta cabecera de Distrito. Los bandidos se apoderaron del numerario allí existente y de las pistolas depositadas como instrumentos de delito. No contentos con haber saqueado el Juzgado, extendieron su correría hasta el departamento Municipal y poco faltó para que hubiese visitado también la prefectura.

Lo extraño del caso es, que el edificio asaltado se halla en el centro de la población y que las huellas del escalamiento están frente al cuartel en que se encuentra un destacamento de rurales, sin que este se hubiese apercibido de la presencia de los ladrones.

De esos actos de bandolerismo, dan cuenta las hojas periodísticas con frecuencia alarmante. No debe ser, pues, muy efectiva la seguridad en la República.