Regeneración N° 23, 23 enero 1901

LOS PROCÓNSULES DE PROVINCIA

 Seriamente llamamos la atención del Gobernador de Puebla acerca de lo que acontece en Tecamachalco.

Se nos dice, que por cualquier motivo, se destierra a los habitantes del Distrito que tienen el suficiente valor civil para echar en cara al Jefe Político su mala administración.

También se nos dice, con detalles que horrorizan, que a cualquier ciudadano se le imponen, por motivos fútiles, penas demasiado  fuertes en consideraciones a faltas cometidas, que muchas veces, y son las más, nunca han existido. Las multas son exorbitantes y las arbitrariedades se suceden día por día. Ha habido multas que ascienden a seiscientos pesos.

Recuérdese la atmósfera que se formó el Jefe Político de Tecamachalco cuando lo fue de Acatlán, y que, por su mala gestión, se le destituyó. Pero como nuestro actual modo de ser se reduce en complacencias, en vez de nulificar la personalidad oficial de dicho funcionario, se le ofreció y aceptó la jefatura de Tecamachalco, gracias a las influencias y favores de que goza un Coronel llamado Jesús García, íntimo del Gobernador Martínez.

Si no se destruye a este Jefe Político puede decirse que el Estado de Puebla es uno de los que más sufre con su mala administración y mucha política.