Regeneración N° 23, 23 enero 1901

MAL GOBERNANTE

El desenfado con que se ve todo lo que concierne a la selección en el personal de la judicatura de la República, produce hechos como el que pasamos a relatar.

Desempeña el cargo de Juez de 1ª Instancia de Arizpe, Son., un Lic. Ignacio Bustillo. No se distinguió allí ni por su talento, ni por su laboriosidad, ni por su buen manejo, lo que originó su destitución. Este hecho debió haber cerrado las puertas de la judicatura a un hombre nocivo para ella; pero el Gobernador Izábal, que gusta de rodearse de un personal no escogido entre los elementos provechosos, llamó al ex-juez y creó para él un nuevo Juzgado de 1ª Instancia en Guaymas, que desempeñará el Lic. Bustillo tan mal y desacertadamente como el de Arizpe.

Con ese acto, el Gobernador de Sonora protege a una persona que mereció una destitución por inepta, y lo protege dándole un empleo en el mismo ramo de justicia y en un lugar de mayor categoría que Arizpe.

Tienen razón los sonorenses en su disgusto por la mala administración del Gobernador. El hecho relatado demuestra su escaso deseo de procurar el progreso de Sonora, pues en vez de rodearse de elementos provechosos, busca aquellos perjudiciales que están marcados con el sello de una destitución vergonzosa.