Regeneración N° 25, 7 febrero 1901

JUEZ ACUSADO

El Lic. Pedro T. Cañedo, que debe ser pariente del Gobernador de Sinaloa, dado su apellido y sus actos, es Juez de 1ª Instancia de Badiraguato, perteneciente a ese oprimido Estado, que no soporta ya la férula y el desbarajuste de la nefasta administración Cañedista. Dicho Juez, caprichosamente, sin fundamento legal alguno, y deseando seguir los pasos de tantas otras autoridades arbitrarias que han encontrado amplio refugio y los brazos abiertos en Sinaloa, procesó al Sr. Rafael Monzón, lo encarceló y trastornó sus asuntos particulares.

El Sr. Monzón ocurrió al amparo, y la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que afortunadamente ya conoce y ha destruido con frecuencia los tenebrosos procedimientos arbitrarios de muchas autoridades Sinaloenses, amparó en nombre de la Justicia de la Unión, al referido quejoso.

Pero al Sr. Monzón no le satisfizo únicamente la conquista de esa ejecutoria de la Corte y ha ocurrido, con plausible valor civil, al Supremo Tribunal de Justicia del Estado, acusando al arbitrario Juez de 1ª Instancia de Badiraguato, Lic. Pedro T. Cañedo.

Enviamos nuestros aplausos sinceros al Sr. Monzón, por su energía al procurar el castigo de una autoridad judicial desafecta a los principios legales. Un juez que no administra justicia, debe ser conducido al banquillo de los acusados, para escarmiento benéfico que purificará esa atmósfera de arbitrariedades, que se extiende oprimente por toda la República.