Regeneración N° 26, 15 febrero 1901

El Gran Congreso Liberal

Con  la majestuosa  solemnidad que imponen los principios democráticos y con el desbordante entusiasmo de una multitud viril, ávida de manifestaciones patrióticas, se realizaron los trabajos del Gran Congreso Liberal de la ciudad de San Luis Potosí. Brotó la idea de cerebros juveniles y se esparció por toda la República, haciendo trepidar el carcomido asiento de los déspotas de la iglesia y del machete.

No decreció el interés. Las emociones se sucedían una a otra y la infatigable labor ruda de los delegados, se sostuvo interesante y fructífera. Hubo derroche de ingenio, de talento, de energía, de virilidad.

Las damas de Zitácuaro pusieron una nota poética y significativa.

La sesión de clausura revistió una solemnidad imponente. José María Facha, un escritor galano y poeta fácil y fecundo, recordó un discurso palpitante de sanos principios y vibrante de patriotismo inmaculado. Tuvo rasgos oratorios que cautivaron al público, y descubrió toda la energía de su carácter liberal e independiente.

Las atronadoras salvas de aplausos subrayaban los periodos brillantes del poeta y una tempestad de entusiasmo se desbordó con las últimas frases del orador.

Diódoro Batalla1 contestó el discurso de bienvenida. Es ventajosamente conocido este orador valiente. Batalla es un mimado de la tribuna. Nació para ella. Su voz tiene todas las flexibilidades y todos los matices. En San Luis, pronunció quizá, su mejor discurso. Su voz era el eco de todas las tempestades. Cuando fustigó al Poder por opresor y tiránico, tuvo todas la vibraciones de una raza vencida. Delineó la situación liberal con figuras e imágenes que subyugaban. Fue atronadoramente aclamado.

Las sesiones diarias revistieron gran interés. En ellas no se discutía el tema teórico irrealizable. Se buscó y discutió el tema práctico, el de interés palpitante, el realizable. No fueron aquellas, discusiones académicas de un orden meramente especulativo, sino resoluciones que será fácil desarrollar para que germinen y fructifiquen. Ya hablaremos detenidamente de las resoluciones acordadas, de su importancia y de la forma práctica en que los principios liberales y democráticos se  inculcarán en las masas.

En definitiva, el Primer Congreso Liberal ha sido un triunfo de trascendental importancia y por ello enviamos nuestras calurosas felicitaciones al Club Liberal  “Ponciano Arriaga,” que con infatigable entusiasmo ha trabajado en esa obra patriótica. A él se debe el triunfo.

Se hacía sentir la necesidad de una manifestación liberal tan vigorosa. Alentados los frailes por las complacencias funestas de nuestro Gobierno conciliador, pretendían clavar su bandera tenebrosa frente a frente de la liberal de albura inmaculada. Y no estaba bien que la bandera que ha arrastrado por todos los fangos y se ha manchado con todas las traiciones, se  encarara con la insignia que condensa todas las nobles ideas y todas las luchas plausibles. Quede aquella bandera plegada en los rincones polvosos de las sacristías y ondule victoriosa la liberal, animando energías y sofocando locas ambiciones.

– – – – – – –

Para concluir diremos que el arrogante Obispo Montes de Oca, ese que paseó su cargamento de piedras preciosas por las sacristías de Francia, huyó de San Luis. También diremos, que el Gobierno de San Luis no comprende lo que significan las manifestaciones liberales. Confundió una reunión de hombres correctos, con el hacinamiento de frailes siempre hostiles y revoltosos. Esa preocupación lo indujo a poner las fuerzas sobre las armas y á hacer que patrullas de soldados recorriesen las calles.

Los congresistas, como era natural, guardaron la circunspección debida, pero les chocó que se les confundiese tan lastimosamente.

1  Diódoro Batalla (1867-1911). Abogado veracruzano. Participó en las protestas estudiantiles relacionadas con la Deuda Pública (1884). Asistió al Congreso Liberal celebrado en San Luis Potosí (1901). Formó la Asociación Liberal Reformista, de la cual fue presidente (abril de 1902).En noviembre de 1908, promovió la organización del Partido Democrático. Diputado por Veracruz (1910).