Regeneración N° 28, 28 febrero 1901

LA JUSTICIA EN VERACRUZ

La administración de Justicia del Estado de Veracruz nos da materia para nuestras censuras, que luego tratarán de declarar infundadas los que inciensan al mal gobernante, que pesa sobre el pueblo veracruzano.

En el Estado de Veracruz no hay justicia, como puede demostrarse con la nota siguiente:

Antonio Ortega, vecino de Misantla, tuvo un disgusto con un individuo que lo provocó. Ortega fue puesto preso desde luego, y mientras el provocador se pasea tranquilamente, el ofendido permanece preso desde hace poco más o menos dos años, sin que en ese tiempo, se le haya recibido ninguna declaración.

Estro proviene de que el ofensor es íntimo amigo del Jefe Político, quien a su vez lo es de del Juez de 1a Instancia.

Estos hechos sirven para poner de manifiesto el escandaloso desbarajuste que reina en la Administración Veracruzana, en la que las relaciones amistosas con los funcionarios, hacen perder a la justicia todo su prestigio inmolado en aras de la complacencia.

Estamos cansados de pedir la destitución de D. Teodoro Dehesa, que como Gobernante, ha demostrado su notoria ineptitud por su carencia de tacto en lo que respecta a su pésima administración.