Regeneración N° 28, 28 febrero 1901

La seguridad en la República

.”.. la ausencia de ataques al individuo y la propiedad, característicos en otros periodos de la vida nacional, nos colocan hoy a la altura de los pueblos más civilizados.”

PORFIRIO DÍAZ
(Del último Informe Presidencial)1(Continúa)

Seguimos en nuestra labor de refutar con casos, los anteriores conceptos del Primer Magistrado de la República.

La abundancia de ellos nos obliga a ser parcos, pues su comentario invadiría todas las páginas de este periódico. Únicamente inventariamos. La información de los periódicos de la República llenará el vacío que dejan nuestros esbozos. En cambio, la atención pública podrá apreciar la magnitud de la seguridad en la República y comparar nuestros datos con las afirmaciones dogmáticas del Informe Presidencial.

Continuemos.

 

Trinidad Carranza, aprovechando la poca vigilancia de la policía distraída en aprehender sospechosos, excursionó una noche de la semana anterior por las calles de la 3ª Demarcación. En esa excursión fracturó cuatro cerraduras y robó varios objetos; de una casa de la Plazuela de Tepito, extrajo piezas de ropa; de una Carbonería de calle del Tepozán, robó una corta cantidad de dinero; de un taller de escultura de la calle Santa Catarina, se apoderó de varias herramientas; y finalmente tomó algunos objetos de una casa en la calle de Zapateros. El autor de esos robos acentuó su burla a la policía, llevándose también los candados de las puertas.

 

El Sr. Florencio Mata se dirigía de San Ángel a Tlacopac, D. F., llevando algún dinero en los bolsillos, Caminaba tranquilamente; pero como en el Distrito es tan escasa la seguridad como en los Estados, fue asaltado por Clemente García y Francisco Valero, quienes lo lesionaron. El Sr. Mata repelió la agresión valerosamente y los bandidos huyeron.

 

D. Alfonso Leimenstoll, súbdito alemán, está radicado en la fábrica “El Valor,” Estado de Tlaxcala, entidad federativa notable por su falta de seguridad y su Gobernador inepto. El 17 del actual, en la madrugada, dormía dicho señor tranquilamente, cuando varios bandidos enmascarados asaltaron la casa. Los asaltantes hirieron gravemente al Sr. Leimenstoll en la cabeza y en las manos y se robaron todo lo que les plugo. No se aprehendió a los bandidos.

 

La Colonia Francesa de San Rafael, Cantón de Jalacingo, Veracruz, ha estado sujeta a depredaciones continuas. D. José Therel fue despojado de mil pesos por una partida de bandoleros. El hecho delictuoso quedó impune, porque la autoridad del lugar mima a los bandidos y persigue a las personas honradas. Ya hablaremos de esto en otro lugar.

 

Una cuadrilla de bandidos asaltó en Amozoc, Puebla, la casa del Sr. Luis Vázquez Limón. Se robaron algunos cortes de casimir, piezas del calicot y de percales, espuelas y frenos plateados, botellas de vino, dinero y otros objetos. Para efectuar ese robo, los bandidos hirieron gravemente al Sr. Vázquez Limón, amarraron a un dependiente, encerraron en una pieza a la esposa del asaltado e hicieron huir a los Sres. Juan Cadena y Antonio Alanís, vecinos del lugar que ocurrieron en defensa del Sr. Vázquez. A pesar de que los asaltantes hicieron uso de armas de fuego, ni las autoridades ni los rurales llegaron en auxilio del asaltado.

 

En el mismo Amozoc, varios bandidos horadaron la casa de Da. Gabina Valencia y se robaron unos burros. No se aprehendió a los bandidos.

 

En el mismo Amozoc robaron varias mulas al Sr. Amado Campos, con la circunstancia también de haber sido horadada una tapia. Los bandidos huyeron.

 

Unas Señoras del barrio de San Miguel, del mismo Amozoc, fueron asaltadas y robadas. Los bandidos fracturaron cerraduras y se llevaron ropas y los utensilios de cocina y comedor. No se persiguió a los ladrones.

 

Las tapias de la casa del Sr. Ing. Enrique Rodríguez Miramón, ubicada en la calle de las Albercas, de Tacubaya, D. F., fueron escaladas el lunes de la semana anterior. Los asaltantes se introdujeron a las habitaciones del referido Ingeniero y se apoderaron de una silla vaquera, un albardón y algunos otros objetos de valor. Se ignora quiénes sean los asaltantes.

(Continuará)

1 Último informe presidencial. Se refiere al informe rendido por Porfirio Díaz al iniciarse el periodo presidencial 1900-1904, pronunciado ante el Congreso de la Unión el 1º de diciembre de 1900.