Regeneración N° 28, 28 febrero 1901

VALOR COLEGA

Al revisar la prensa hemos recibido una grata sorpresa: la reaparición de nuestro querido y valiente colega El Demócrata, de Hermosillo Son.

Vuelve a la lucha el perseguido Demócrata, como los buenos guerreros, con animo firme y resuelto. No trae el temor que se apodera de los pusilánimes después de haber sufrido una derrota, porque lo que pudiera considerase como una derrota en nuestro colega, ha sido su más gloriosa victoria: demostrar que el Gobierno de Sonora es despótico y que la máquina administrativa de este Estado, sólo se mueve al impulso de la pasión de Izábal.

En el combate no han sufrido mella las armas de El Demócrata, porque no se pueden desvirtuar las verdades, y por más fuerte que sea una tiranía, siempre se abate con las resistentes armas de la verdad, cuando llevan el impulso de los nobles corazones y las viriles voluntades.

Que continúe luchando el colega, para limpiar la administración pública de Sonora de ese gobernante impopular, sostenido por el capricho del Centro contra la voluntad del pueblo sonorense.

No hay que desmayar, porque tal falta sólo se queda para los cobardes que prefieren vivir su afeminamiento bajo las plantas de los déspotas, que practicar una saludable reacción que los rehabilitó en su dignidad de hombres, haciéndolos aparecer como verdaderos ciudadanos en virtud de haber tenido valor de levantar la cabeza y hacer saber su voluntad.

Sepa nuestro querido colega, que no está sólo en la lucha, sino que «REGENERACIÓN» combatirá a su lado hasta vencer, porque hay que convencerse de que, cuando el pueblo reclama sus derechos tarde o temprano tiene que triunfar, y que, cuando se le oprime, vence más pronto.

¡Adelante!