Regeneración N° 28, 28 febrero 1901

FELICITACIONES MONÁRQUICAS

El Diario Oficial publicó el siguiente cablegrama:

«A Su Majestad la reina. -La Haya

«Permítame vuestra Majestad felicitarla en mi nombre y del pueblo mexicano, por su matrimonio.- Porfirio Díaz.»

En mi nombre y del pueblo mexicano; en vez de haber dicho: en nombre del pueblo mexicano y el mío. Primero el mandante, pueblo, y después el mandatario, Porfirio Díaz. Primero el soberano, pueblo, y después el servidor, Porfirio Díaz.

Pero se quiso dar a esa trivial felicitación el carácter y sabor monárquicos, que tanto nos choca a los verdaderos mexicanos.

Este cablegrama es una declaración hecha para que se convenzan los ilusos, que creen a pies juntillas que somos demócratas, que sobre el pueblo está el Presidente.