Regeneración N° 29, 7 marzo 1901

EL GOBERNADOR ESCONTRÍA NO ES POPULAR

El Imparcial, El País y alguna otra hoja tan desprestigiada como las primeras, publican con fruición telegramas de Ciudad de Valles, S.L.P., en los que se anuncia que el clerical Escontría ha sido aclamado. Uno de sus empleados que le acompañan, es quien ha puesto los telegramas.

Nosotros sabemos perfectamente, que no ha habido tal cosa. Desde que Escontría fue puesto contra la voluntad del pueblo potosino, nunca se le ha tributado la menor muestra de simpatía, porque este gobernante no tiene más partido que el de su camarilla clerical, que esta desprestigiada en todo el Estado.

Las únicas ovaciones que legítimamente se ha ganado Escontría, ha sido las que le tributó el público ilustrado y el pueblo de San Luis, cuando aplaudían con un entusiasmo rayano en frenesí, las justas censuras que se le hacían en las sesiones del Gran Congreso Liberal, por su torpe y clerical administración.

En el Estado no tiene simpatías el Gobernador, porque es perfectamente inepto para el puesto que ocupa, y además, porque por vituperables complacencias sostiene en inmerecidos cargos a Niño, Carrizales y a otros igualmente ineptos y tan clericales como él.

La Nación no debe hacer aprecio de telegramas que se confecciona el mismo Escontría, pues debe saber que en San Luis, tiene la misma popularidad que disfrutaban Garza Galán en Coahuila, Peón en Yucatán, Mercenario en Guerrero y el funesto Cravioto en Hidalgo.