Regeneración 31. 23 marzo 1900

PRESIÓN SOBRE LOS CIUDADANOS

En varios puntos de la República corre el rumor de que el Gral. Bernardo Reyes ha procurado que no se instalen nuevos clubs liberales en los Estados en que tiene cierta influencia.

En Monterrey y Saltillo, hace algún tiempo que se pensaba fundar varios clubs, pero se nos asegura que el Ministro ha interpuesto su influencia para impedirlo.

Nosotros pensábamos que el Gral. Reyes era demócrata, pero nuestra decepción ha sido grande al tener noticia de sus maquinaciones obstruccionistas para la causa liberal.

Su conducta es bien reprochable, porque debe saber, y si no lo sabe se lo decimos, que hay que respetar las ideas, máxime cuando esas ideas como las liberales, tienden a realizar el verdadero progreso de nuestra Patria, porque harán que el pueblo deseche el fanatismo religioso, que despierte el espíritu público y que ejercite ese mismo pueblo sus derechos para que ya no se le tiranice ni se le explote más.

¿Qué móvil indujo al Ministro a ejercer presión sobre los ciudadanos liberales de Monterrey y Saltillo? ¿A qué se debe su oposición para que los liberales ejerciten sus energías?

Insistimos en que es reprochable la conducta del Gral. Reyes, porque ella tiende a sofocar las manifestaciones democráticas. Por dicha conducta se muestra de bulto el poco o ningún amor que tiene al pueblo y a las instituciones, así como revela su afecto a los actos titánicos y opresores.

Decididamente el Gral. Reyes no podrá ser buen Presidente de la República, porque si ahora, que solamente es Ministro, ejerce actos de autócrata, estando en el Poder sofocará cuanto signifique actividad popular y matará todas las energías para convertirse en Dictador.