Regeneración 31. 23 marzo 1900

VOLVIÓ EL PRESIDENTE

Llegó por fin a esta capital el Gral. Díaz. La adulación y el servilismo se dieron cita para recibirlo y en el andén de la Estación del Central se encontraban los individuos que viven del Erario.
            La mayor parte de los individuos que formaron la comisión que se presentó al Gral. Reyes a ofrecerle la Presidencia creyendo que el Gral. Díaz estaba agonizando, sin rubor se presentó a saludarlo.
            Una turba de desarrapados escandalizó a la llegada del tren presidencial y corrió detrás del carruaje que condujo al Presidente a su casa de Cadena. Si se le hubiera permitido, la turba hubiera tirado del carruaje, como tiró del de Agustín de Iturbide.
            Algunas casas de comercio se dignaron poner una que otra bandera en las fachadas de sus establecimientos.