Regeneración 31. 23 marzo 1900

BROMA PESADA

Unas personas de buen humor se reunieron en esta Capital, con el plausible fin de fundar una sociedad científica.
            Todos estuvieron conformes en los vuelos más o menos altos que debía emprender la agrupación, y hasta se aprobó un reglamento al que debían sujetarse los socios.
            Pero nadie se había fijado en que la agrupación no tenía nombre. Y se pusieron a buscarlo.
            Uno propuso que la sociedad depusiera bajo la advocación de Lavoiser, otros que bajo la de Newton, otros más, que bajo la de Gabino Barreda1 y así sucesivamente, todos y cada uno de los socios, propusieron nombres de personajes más o menos ilustres que pudieran dar cierto prestigio a la naciente asociación científica.
            Por fin, después de mucho discutir y de llevar a la arena del debate cuanto nombre se les vino a mientes, de común acuerdo convinieron en que la sociedad llevara el nombre de ¿Pascal? ¿Newton? ¿Lavoiser? ¿Barreda? No, el nombre de Vidal Castañeda y Nájera.
            A nosotros nos parece que por muy honorable y perfecto caballero que no dudamos es el Sr. Castañeda y Nájera, no es su nombre lo suficientemente prestigioso, como perteneciente a un hombre de ciencia, para dar lustre a una sociedad científica.
            El Sr. Castañeda y Nájera no se distingue por su sabiduría, y creemos, que sólo por hacer pasar un mal rato, se permitieron los asociados gastar con él una broma que resultó un tanto pesada.

1 Gabino Barreda (1818-1881). Médico, educador y filósofo poblano. Fundó la Escuela Nacional Preparatoria en 1867, año en que elaboró, con otros, la ley que implantó la enseñanza elemental obligatoria y gratuita y eliminó la instrucción religiosa. Impulsó el positivismo en México. Fundó la Sociedad Metodófila. Sus ideas inspiraron la formación del Partido Científico. Opúsculos, discusiones y discursos (1877).