Regeneración 32. 31 marzo 1900

UN CACIQUE INSUFRIBLE

Continúan las alcaldadas en el Estado de Puebla. Los vecinos del pueblo de Amecac, Distrito de Atlixco, pidieron al Gobernador Mucio Martínez que no les impusiera como Presidente Municipal a un individuo que no quieren para ese puesto.

Mucio Martínez no tomó en cuenta la petición de los vecinos de Amecac e impuso al individuo temido, el que, en venganza de que no tiene simpatías en el pueblo, hostiliza a los que más trabajaron porque no fuera Presidente; los persigue y los consigna al servicio de las armas, teniendo que huir del pueblo los que prefieren desterrarse a soportar la insolente actitud del cacique.

¿Es eso justo? ¿Se ha llegado al momento crítico en que los ciudadanos no puedan impugnar necias candidaturas, que tienen por apoyo el capricho de los poderosos?

Se ha llegado a ese momento. Si alguien declara la inconveniencia de que determinado individuo ocupe un puesto público cualquiera, si triunfa este individuo, el que trabajó porque no subiera tiene que huir para poner a salvo no sólo la libertad, sino que quién sabe si hasta su vida.

Eso es bochornoso y es inmoral. Pero de todos modos así sucede en México para vergüenza nuestra.