Regeneración 33. 7 abril 1901

MUY BIEN COLEGA

Con el título de «¡¡Sonora Peligra!!» pública nuestro valiente colega El Estado de Sonora, que se edita en Nogales, un enérgico artículo llamando la atención del Gobierno General de la República sobre la interminable serie de tropelías que se cometen en este lejano Estado, tropelías que nos desprestigian a los ojos de las naciones extranjeras y especialmente ante los del vecino del Norte, en donde comienza a comentarse en términos vivos y calientes la triste situación de ilotas del pueblo Sonorense.

Se trata principalmente de un hecho al que nos hemos referido ya en nuestro periódico: la esclavitud en Yucatán y la complicidad del gobierno de Sonora que, como un negrero vulgar, fomenta esa esclavitud con la remisión constante de los hombres, mujeres, niños y ancianos aprehendidos en calidad de yaquis, sin serlo algunos de ellos. Es bochornoso lo que pasa. La prensa Norte-americana censura ya agriamente ese procedimiento, por inmoral e inhumano y es forzoso contener esa serie de comentarios que nos desprestigian en medio a nuestra alharaquieta civilización.

El Gobierno de Sonora es el principal factor de este desprestigio, y a ese Gobierno se adhiere el federal que permite esas manifestaciones de salvajismo, y no solamente las permite y consiente, sino que presta su ayuda efectiva facilitando los medios de transporte de esta legión de infelices.

Y es muy notable que la saña de esos negreros se ejercita principalmente sobre mujeres y niños. Se necesita este toque crudo para subrayar esa infamia.

Felicitamos a nuestro querido colega por haber tocado con tanta energía este punto negro de nuestra historia contemporánea, y lo excitamos para que siga descubriendo las llagas de la funesta administración de Izábal.