Regeneración 33. 7 abril 1901

CAYÓ MERCENARIO

La exasperaste monotonía del Periódico Oficial, del Estado de Guerrero, se ha roto para dar cabida a una noticia que ha producido inmenso júbilo a los patriotas hijos del Sur.
            En dicho colega se anuncia que Mercenario ha renunciado a seguir haciendo la desgracia de Guerrero.
            Sus paniaguados han quedado tristes y cariacontecidos, porque ya no habrá más individuos que fingiendo amistad al ex-Gobernador, obtengan como regalo un título profesional con que disimular personalidades perfectamente analfabetas, no podrán recibir subsidios a cambio de aplausos y vociferaciones.
            A Mercenario lo hizo renunciar el Presidente, en vista de la enérgica actitud de los dignos surianos y para no dar edificante espectáculo de anular la elección que se hizo el mismo ex-Gobernador ayudado por el servilismo.
            Enviamos a los hijos del Sur nuestros parabienes. Está demostrado que los gobiernos tiránicos tienen que ceder, cuando la voluntad del pueblo se manifiesta enérgica y resuelta y que gustan burlarse de ese mismo pueblo cuando lo encuentran débil y cobarde.
            El ejemplo de valor dado por los surianos debe ser imitado por todos nuestros compatriotas para desembarazarse de tanto cacique y de tanto autócrata.
            Ahora, bueno es que los hijos de Guerrero ejerciten sus derechos en los comicios, para elevar a la primera Magistratura del Estado a un ciudadano verdaderamente liberal que se preocupe por el progreso del Estado y que jamás piense en reelegirse.
            Lo mismo debemos hacer todos los mexicanos para elegir Presidente de la República, dentro de tres años. Urge prepararse, porque el plazo, aunque parece largo, nada significa en atención a hay necesidad de uniformar la opinión.
            Excitamos, pues, a todos los buenos mexicanos a que uniformen su opinión, para que el ciudadano que dentro de tres años ocupe la Presidencia de la República, sea patriota, liberal y progresista.