Regeneración 34. 15 abril 1901

EXTORSIONES AL PUEBLO

Rara vez nos ocupamos de la Administración pública del Estado de Tlaxcala, porque el Gobernador Cahuantzi1 no permite que se envíen correspondencias a la prensa, para de ese modo impedir que sus desatinos administrativos se exhiban a los cuatro vientos de la censura pública.

Se nos dice que el Jefe Político de Calpulapam, D. Silverio Morales, después de haber ejercido ese cargo en varios Distritos del Estado de Puebla, y una vez que se hubo acreditado como mandatario inepto, fue llamado por el Coronel Cahuantzi que tiene el mal tino de rodearse de todo lo malo en materia oficial, y lo impuso a los vecinos de Calpulalpam.

Calpulalpam entero clama contra el Jefe Político, que mortifica al pueblo con multas excesivas impuestas por motivos insignificantes, y las más de las veces sin motivo alguno.

Según se dice, quiere cubrir con esos procedimientos un déficit que hay en sus cuentas.

Llamamos la atención del Gobernador sobre este punto para que ponga el remedio, porque es inicuo y es vejatorio imponer penas indebidas a los ciudadanos. Urge que concluyan las extorsiones al pueblo, pues es demasiado duro que después de arruinarlo con tanta gabela para mantener un Ejército numerosísimo e inútil, se le explote injustamente con multas impuestas al antojo.

1  Próspero Cahuantzi (1834-1915). Militar tlaxcalteca. Destacó en la batalla de Tecóac contra las tropas leales a Lerdo de Tejada. Amigo cercano de Porfirio Díaz. Gobernó Tlaxcala de 1885 a 1911. Murió en la cárcel de Chihuahua.