Regeneración 34. 15 abril 1901

LA REVOLUCIÓN DE GUERRERO

Tenemos que consignar a nuestros lectores una noticia profundamente alarmante: la paz de la República se ha quebrantado.

Hace tiempo que los hijos del Estado de Guerrero se han formado al propósito de trabajar con ardor en los comicios, con el objeto de elegir un Gobernador netamente popular.

El Gobernador Mercenario, como se recordará, pretendió reelegirse. Entonces el pueblo suriano trabajo activamente para impedirlo, instaló clubs políticos y tan eficaz fue su labor que tuvo como candidato al Sr. Lic. D. Rafael del Castillo Calderón1, para Gobernador del Estado. Pero el elemento oficial, azuzado por Mercenario, alteró las elecciones, de modo que, no obstante haber votado todos los ciudadanos del Estado a favor del Lic. Rafael del Castillo Calderón, con asombró de todos se vio que la votación recayó a favor de Mercenario.

Protestaron los surianos, pero la presión oficial sofocó las protestas. Entonces los ciudadanos se propusieron trabajar porque la elección de Mercenario se anulase, y al efecto, presentaron un ocurso a la Legislatura del Estado, fundando su petición relativa a que se declarasen nulas las elecciones.

Hubieran triunfado los hijos de Guerrero, pero el Presidente de la República hizo que renunciara a Mercenario.
Todo esto es conocido por nuestros lectores, porque de ello hemos y hablado en nuestros anteriores números.2

El pueblo estaba convocado a nuevas elecciones para el día 21 del corriente, y según informes que tenemos, se había prometido por el centro no imponer ningún candidato, dejando, en consecuencia, obrar al pueblo con entera libertad.

Ahora bien, tal vez porque notaran los ciudadanos que la promesa no se cumpliría, en virtud de actos concretos que hayan observado, se levantaron en armas en Quechultenango y otras dos poblaciones del corazón de la Sierra Madre Occidental, los Sres. Lic. Rafael del Castillo Calderón, Anselmo Bello3 y Manuel Vázquez, la noche del 9 del corriente. Por los datos que tenemos, el número de los pronunciados no es despreciable.

La Secretaría de Guerra y Marina ha ordenado que el batallón que guarnece a Chilpancingo, y que está al mando del Coronel Meredio, saliera a atacar a los pronunciados. Así mismo, según sabemos, ha mandado que el batallón que se encuentra en Hermosillo, Son., salga por el puerto de Guaymas para entrar por el de Acapulco, y que el tercer batallón u otro de los que se encuentran en esta plaza, salga para Guerrero.

 Se asegura, que el tercer batallón sea el que salga, en vista de que este cuerpo estuvo como catorce años en el Estado de Guerrero, y, por lo tanto, sus soldados conocen mejor que los de cualquier otro batallón, la topografía de ese Estado.

Estas son las noticias que tenemos. Los comentarios los encontrara el lector en

1 Rafael del Castillo Calderón. Abogado guerrerense. Candidato de la oposición a l gobierno de la entidad (1901). El 8 de abril de 1901 inició en Mochitlán,  un movimiento armado. Derrotado por Victoriano Huerta, Díaz lo designó juez de distrito en Chihuahua. Maderista en 1911 y huertista en 1913. Como constitucionalista combatió a los zapatistas de Guerrero.

2 Véanse supra,arts. núms. 422 y 459.

3 Anselmo Bello. Hacendado guerrerense. Encabezó la revuelta de 1901. Formó el Plan Revolucionario del Zapote (abril de 1901), el cual incluía: "1. Desconocimiento del régimen porfirista, 2. Defensa del sufragio efectivo y oposición abierta a la reelección en los puestos públicos, 3. Necesidades de los campesinos y de los obreros, 4. Reparto de tierras y haciendas de los latifundistas, comenzando con la de Tepechicotlán, San Miguel, San Sebastián del distrito de Guerrero y demás existentes en el suelo mexicano, y 5. Acuerdo de la Junta Revolucionaria, de pregonar este plan, siendo deber de todos defenderlo".