Regeneración, N° 35. 23 abril 1901

GOBERNADOR IRRESPETUOSO

El Gobierno del Estado de Oaxaca no se preocupa por el mejoramiento  intelectual y moral del pueblo. Es bien sabido que Martín González carece de ilustración y que no tiene criterio liberal ni conservador, y por lo tanto, se somete a la decisión del Presidente ante todo, y por ende, a la decisión del clericalismo.

Los honorables ciudadanos que integran el Club Liberal Regenerador “Benito Juárez,” de Cuicatlán, Oax., haciendo uso del derecho que otorga el art. 8º de la Constitución, elevaron un ocurso a la superioridad pidiendo la separación del preceptor de aquella villa, Emiliano García, pues este individuo en lugar de infundir una instrucción laica a la niñez, más la enseña a repasar el Ripalda que a resolver problemas de aritmética o a comprender los derechos y obligaciones del ciudadano.

Ha transcurrido más de un mes, y el Gobierno de Martín González en lugar de cumplir con lo prevenido en el art. 8º de la Constitución, acordando lo que procede al ocurso, envió confidencialmente al Preceptor y al cura una copia del escrito, y estos dos sujetos hacen alarde de impunidad diciendo que han recibido instrucciones para continuar su inmoral propaganda.

En vista de tan irrespetuoso proceder del Gobierno de Martín González, los miembros del Club Liberal elevaron nuevo ocurso en el que especificaban todos los anteriores datos, y el Gobierno se ha hecho sordo, pues que sólo ha dado promesas, de esas que nunca se cumplen.

Por lo asentado se ve el ningún empeño que toma el funesto Gobierno de Oaxaca, para atender las justas peticiones de los ciudadanos. También se deja comprender por ello, que ese Gobierno, como lo hemos dicho alguna vez, procura que Oaxaca se hunda.

Además, la conducta de Martín González es totalmente irrespetuosa para con los ciudadanos, y debe someterse a las decisiones de ellos, porque él, el Gobernador, no es más que un simple y sencillo servidor. De modo que debe comprender su papel de servidor, y mostrarse más respetuoso para con el pueblo a quien debe atender en sus quejas, y servirlo porque para eso está.

Este Gobernador es el peor que ha tenido Oaxaca; la prueba está en su impopularidad. No tiene ni siquiera un mediano talento para esconder sus torpezas administrativas.