Regeneración, N° 37. 7 mayo 1901

UNA COMUNICACIÓN

Participamos a Uds. Que ayer se reunió un grupo de ciudadanos de las diversas clases sociales, en la casa número 14 de la calle cerrada de Jesús María, con el fin de fundar la Convención jalisciense «Resurrección Liberal,» y emprender pacíficamente y dentro de la ley, la propaganda doctrinaria de los verdaderos principios liberales, democráticos y republicanos, contenidos en nuestra Carta fundamental promulgada el 5 de febrero  de 1857.
            La Mesa Directiva de la expresada Convención, quedó formada de la manera siguiente:
Presidente, C. Félix L. Maldonado.- Vicepresidente C. Lic. Eduardo E. Medina.- Tesorero, C. Joaquín Montenegro.- Secretario, C. Joaquín Gutiérrez Hermosillo.- Subsecretario, C. Lic. Arnulfo M. Villaseñor.
VOCALES PROPIETARIOS:
1º, C. Manuel Cambre.- 2º, C. Lino Suárez.- 3º, Manuel Cerda Luquín.- 4º, c. David T. Gómez.-5º, C. Eucario G. Madrigal.- 6º, C. Dr. Pedro Valdivia.
VOCALES SUPLENTES:
1º, C. Jesús María Flores.- 2º, C. Espiridión García.- 3º, C. E. Delgadillo Gutiérrez.- 4º, C. Heriberto Flores.- 5º, C. Evaristo G. Rivera.- 6º, C. Lic. Salvador Bramblia y Sánchez.
            Lo comunicamos a la docta redacción de ese interesante seminario, enviándoles a la vez a sus denodados campeones, una sincera manifestación de nuestra distinguida consideración y aprecio.
            Patria, Constitución y Reforma.- Guadalajara, Abril 26 de 1901. – FÉLIX L. MALDONADO, Presidente.- JOAQUÍN GUTIÉRREZ HERMOSILLO, Secretario.- A los CC. RR. Del seminario «REGENERACIÓN»– México.

            Vemos con gusto, que por todo el país se organizan nuevas agrupaciones liberales, y que no obstante las inicuas persecuciones que la tiranía ejerce contra los ciudadanos que reclamen sus derechos, surgen a la lucha nuevos campeones dispuestos a combatir por los sagrados principios liberales, que hoy pisotea el despotismo.
            Deseamos a la Convención jalisciense «Resurrección Liberal,» el mayor éxito en su patriótica empresa, y al felicitar a sus iniciadores por su civismo, felicitamos al gran Partido Liberal porque sus adeptos no desmayan, sino que se multiplican a  despecho del absolutismo.
Al saludar a la naciente agrupación «Resurrección Liberal,» nos es grato poner REGENERACIÓN a sus respetables ordenes.