Regeneración, N° 38. 16 mayo 1901

Disparates gramaticales

El sucio Imparcial, tal vez para hacer burla de la pésima redacción del telegrama que el Presidente Díaz dirigió al Presidente McKinley1, lo inserta es sus columnas bajo el mote de “interesante.”

He aquí el interesante telegrama, que es una injuria para la gramática:

“Señor Presidente de los Estados Unidos de América.- El Paso, Texas.

“Al tocar V. E. en este día la frontera de México, quisiera poder estrecharle la mano y le envío un saludo tan expresivo cual corresponde a las cordiales relaciones entre las dos Repúblicas de Norte América. He enviado también al General Hernández para expresar a V. E. estos sentimientos.- Porfirio Díaz.”

Ese “quisiera poder estrecharle la mano y le envío un saludo,” nos trae preocupados, pero nuestra  preocupación se transforma en alarma, cuando vemos, que empacado junto con el saludo se envió también al General Hernández.

De modo, que se han desvirtuado las instituciones, y no habiendo ya que desvirtuar, como continúa, sin embargo, la fiebre destructora, se comienza a destruir el lenguaje.

Se conoce que se quiere aventajar a D. Joaquín Baranda, en eso de disparates gramaticales.

1 William McKinley  (1843-1901). Político republicano estadounidense, presidente de la Unión Americana entre 1897 y 1901. Su gobierno se caracterizó por una política exterior agresiva y por la adopción de medidas económicas proteccionistas. Impulsor de la expansión imperialista tras la guerra de 1898 contra España. Murió asesinado, mientras se hallaba de gira en Buffalo, por el anarquista polaco León Czolgosz.