Regeneración, N° 43. 23 junio 1901

La Revolución De Lampazos

En otro artículo1 nos referimos a los acontecimientos de Lampazos, motivados por la explosión de un judas y la torpeza, oficiosidad y mala fe de unos soldadones desalmados que, ridiculizando al ejército, fraguaron una escena que la severidad de una ejecutoria ha desnudado del atavío epopéyico que se pretendió darle. La ridícula farsa fue desenmascarada por dicha ejecutoria, que dice:

“México, Junio 21 veintiuno de 1901 mil novecientos uno.—Visto en grado de apelación el auto de 11 once de abril último en que el Juez de distrito del Estado de Nuevo León declaró bien presos a Carlos Zertuche, Ernesto Bravo y Elpidio Canales en la causa que les instruye por el delito de sedición, de cuyo auto apelaron los procesados. Vistas las constancias del certificado respectivo, la expresión de agravios y conformidad con ellos del Ministerio Público, con cuanto más se tuvo presente y ver convino.

“Resultando, primero: que a consecuencia de unas detonaciones oídas en la noche del 5 de Abril en la población de Lampazos se produjo grande alarma y ocurrieron al lugar respectivo tropa armada y policía.

“Resultando, segundo: que dichas detonaciones fueron producidas por haber quemado un muñeco de los llamados judas, sin haberse sabido quién le prendió fuego.

“Resultando, tercero: que con tales motivos hubo vociferaciones y echando a correr la gente fueron aprehendidos los expresados Zertuche, Bravo y Canales.

“Resultando, cuarto: que tomadas sus inquisitivas a los procesados y declaraciones a varios testigos se conforman los referidos hechos, sin aparecer que los procesados hubieran vociferado palabra alguna ni dado fuego al judas.

“Resultando, quinto: que practicadas esa diligencias, se pronunció el citado auto del cual apelaron los procesados.

“Resultando, sexto: que los defensores expusieron como agravios la violación de varias leyes, entre otras los artículos 16, 17 y 18 de la Constitución y el decreto de once de Septiembre de mil ochocientos veinte; con lo que estuvo conforme el Ministerio Público.

“Considerando, primero: que ni por las declaraciones de los testigos ni por ninguna constancia del certificado aparece que Carlos Zertuche, Ernesto Bravo y Elpidio Canales hayan preferido voces de sedición ni tratado de conspirar.

“Considerando, segundo: que tampoco aparece que hayan tomado participado en las detonaciones mencionadas.

“Considerando, tercero: que no hay ni indicios de haberse cometido, pero ni intentando cometer el delito de sedición que define el artículo 1123 mil ciento veintitrés del Código Penal.

“Por lo expuesto y con fundamento de las disposiciones citadas, se resuelve lo contenido en las siguientes proposiciones:

“Primera.—Se revoca el citado auto de 11 de Abril último y se declara que por las circunstancias mencionadas no ha habido mérito para decretar la formal prisión de Carlos Zertuche, Ernesto Bravo y Elpidio Canales, poniéndoseles por tanto en absoluta libertad.

“Segunda.—Notifíquese a los defensores y al Ministerio Público y remítase testimonio de esta resolución al inferior para su debido cumplimiento, reservándose el toca a fin de enviarlo en su oportunidad a la Suprema Corte de Justicia.

“Lo determinó y firmó el magistrado interino del Tribunal del Primer Circuito. Doy fe, — R. Cícero. —José Ortíz Monasterio. Srio. — Rúbricas.”

1 Véase supra, art. núm. 572.