Escorpión
El Hijo del Ahuizote, núm. 849, 3 de mayo de 1903, p. 276

Notas negras

Estamos en plena época de embuste; el fraude es exprimido de mil maneras; hoy se ejercita el sport de la chicana y la impudicia bate palmas al ver cómo del fango político surgen asociaciones de tendencias vergonzantes como la llamada Unión Liberal.

Para nadie es un misterio la solapada ambición de ese círculo que adula al general Díaz para laborar en la sombra contra la funesta administración del autócrata.

Luchar contra la actual autocracia es una virtud, pero sólo cuando la lucha es franca, cuando los luchadores presentan notablemente sus rostros y pugnan frente a frente contra la dictadura del general Díaz para que este mal funcionario sea substituido por un ciudadano patriota y abnegado.

La lucha de la Unión Liberal, no ofrece esos caracteres de lealtad y de nobleza. La Unión Liberal se agazapa y trabaja misteriosamente por elevar al poder al francés señor Limantour, y para ello llama en su auxilio al fraude, pide su ayuda a la chicana y se arroja en brazos del embuste alentada por los aplausos de la impudicia que bate palmas al ver cómo del fango político surgen las acciones de tendencia vergonzantes.

La llamada Unión Liberal pretendió ensuciar a un buen número de ciudadanos dignos y exhibió credenciales, muchas de las cuales han sido rechazadas con energía, como la que expidió a favor del señor Fernando P. Tagle1 de Pachuca. Y sin embargo la llamada Unión Liberal aseguró en una de sus últimas sesiones, que en el estado de Hidalgo aceptaron su nombramiento los delegados…..

El fraude, la chicana y el embuste compiten furiosamente alentados por los aplausos de la impudicia y las palmas que bate el descaro.

Bernardo Reyes, el hombre de los demoniacos espasmos; el que después de la hecatombe del 2 de abril ocurrió al lugar de la matanza en Monterrey para husmear de cerca el repugnante olor de los cadáveres y humedecer sus botas de la tierra empapada con sangre inocente; el que azuzó a sus esbirros para que hirieran sin piedad y matasen sin misericordia a hombres, mujeres y niños el citado día 2; el que lanzó infernales carcajadas cuando la acribillada multitud loca de pavor agonizaba en medio del tumulto y del desorden, Bernardo Reyes, en fin, que muerto de despecho al ver que no todos sus enemigos habían perecido en la hecatombe, cargó sobre ellos con un ejército de sicarios encerrándolos en la Penitenciaría de Monterrey donde los conserva sujetos a un rigor salvaje, ha inventado una farsa.

Obligó al Agente del Ministerio Público a que formulase contra los presos políticos conclusiones de homicidio calificado, y el impulsivo se prepara a gozar con nuevos espectáculos de sangre y de muerte…..

La sombría inventiva de este hombre, encuentra recursos siniestros. Para amedrentar a los corresponsales de los periódicos independientes, ordenó a un periódico repugnante por su venalidad, que hiciese pública la intención que hay de "aplastar como a un sapo" (sic) a todo el que envíe notas a la prensa que protesta contra los desmanes del impulsivo.

A los presos, que pasan de cien, los tienen incomunicados y los hace objeto de toda suerte de humillaciones.

La insolente actitud de Bernardo Reyes tiene exasperados a los hijos de Nuevo León y en el extranjero se nos tacha de salvajes y de cafres.

Bernardo Reyes al frente del estado de Nuevo León es una afrenta para la dignidad y el decoro de la patria. La tranquilidad pública se siente amenazada por ese hombre cuyo puesto está vacante en los presidios.

– – – – NOTAS – – – –

1 Fernando Protasio Tagle. Hijo del ex gobernador del Estado de Hidalgo Antonio Tagle (1869-1872). Presidente de la Corporación Patriótica Privada de Pachuca. Participó con el maderismo local en los preparativos del levantamiento.